Inmunidad a través de la lactancia

La lactancia es el proceso por el que el bebé recién nacido obtiene alimento del seno materno, el cual segrega y produce leche después del parto, los beneficios de la lactancia materna son múltiples, tanto para el bebé como para la madre, al punto de que esta debería ser la principal fuente de alimentación del bebé al menos hasta los dos años según recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud1.

Estudios realizados y presentados por la OPS demuestran que la lactancia reduce costos vinculados a la salud de los infantes. Las cifras demuestran que por cada mil bebés que no son amamantados, se realizan cerca de dos mil visitas adicionales al pediatra, aproximadamente doscientas hospitalizaciones y seiscientas recetas adicionales, de las cuales las principales causas son infecciones auditivas, gastrointestinales o respiratorias. Por medio de la lactancia materna, en Estados Unidos, podrían reducirse hasta en trece mil millones de dólares por año los costos asociados a pediatría1.

La composición del primer alimento de los bebés determina tasas de morbimortalidad, ya que su principal objetivo es cumplir con las necesidades alimentarias del ser que la consumirá. Entre los tantos beneficios que tiene la leche materna, encontramos que esta protege al lactante, debido a su alto contenido de inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima, citoquinas, leucocitos maternos, entre otros factores inmunológicos, que mejoran el sistema inmune del bebé2.

En consecuencia, a lo largo del proceso de lactancia, la leche materna se modifica según las necesidades del lactante, es por ello que existen cuatro etapas diferentes, en las cuales las composiciones de este alimento son diferentes.

El primer tipo de leche producido por las madres es la leche de prematuro, en la cual el contenido de sodio, proteínas, grasas, calorías, lactoferrina y la IgA es mayor respecto a la de lactosa, calcio y fósforo, por lo que estos últimos suelen a ser aportados por suplementos. Esta leche solo es producida por mujeres que han presentado trabajo de parto prematuro.

La segunda etapa, que para muchas madres es la primera, es el calostro, que tiene agua, grasa, lactosa, proteínas, así como IgA, lactoferrina, linfocitos y macrófagos que dan al recién nacido la inmunidad necesaria. La leche de transición es el tercer tipo, que, comparado con el calostro, las cantidades de lactosa, grasa, calorías y vitaminas aumenta, mientras que el contenido proteínico tiende a disminuir. Y el último es la leche madura, cuyos componentes son: agua, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, hierro, zinc, selenio, flúor, calcio y fósforo, que son fundamentales para el desarrollo cerebral durante los dos primeros años de vida

Finalmente, para concluir, es importante señalar que la leche materna está compuesta por nutrientes y minerales esenciales que aportan al desarrollo inmune y cerebral del recién nacido, por lo que es vital que el neonato consuma de manera exclusiva leche materna durante los primeros seis meses, y, luego de esto, reciba otra fuente de alimentación, que, de igual manera, según recomendaciones médicas, debe ser acompañada de leche materna, por lo menos hasta los 2 años.

Con el fin de mejorar los índices de lactancia materna, la OMS y el UNICEF desarrollaron e implementaron un proyecto llamado “Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño”, con el fin de crear conciencia respecto a la importancia de la correcta práctica de la lactancia, ya que esta incide en factores como nutrición, crecimiento, desarrollo y salud de infantes3.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Mitchell C. OPS/OMS [Internet]. org. 2014 [citado el 4 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www3.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=9328:breastfeeding-benefits&Itemid=42403&lang=es
  2. Lactancia materna y alimentación complementaria [Internet]. Paho.org. [citado el 4 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.paho.org/es/temas/lactancia-materna-alimentacion-complementaria
  3. Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño [Internet]. Paho.org. [citado el 4 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.paho.org/es/documentos/estrategia-mundial-para-alimentacion-lactante-nino-pequeno-1