Insuficiencia Cardíaca, principal causa de hospitalización en adultos

Además de la hospitalización, el mayor problema de la insuficiencia cardíaca es que su tasa de supervivencia a 5 años es del 50%.

  • En riesgo cerca de 15 millones de mexicanos vinculados a la edad.
  • La tasa de supervivencia de las personas con este padecimiento es de sólo el 50% a cinco años de haberles realizado su diagnóstico.
  • Más de 35 millones de pesos invierte el sistema de salud mexicano en atender a pacientes con esta enfermedad.

Existen enfermedades que muchas veces pasan desapercibidas para gran parte de la población a pesar de su elevada incidencia. Un ejemplo claro es la insuficiencia cardíaca y su alto impacto en la hospitalización. Por eso es fundamental hablar sobre sus factores de riesgo y síntomas para evitar sufrir daños que puedan ser mortales.

En el marco del Día Mundial de la Insuficiencia Cardiaca, que se celebra cada 9 de mayo, médicos especialistas de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM) se reunieron en la Casa del Corazón de la CDMX. El objetivo fue colocar este padecimiento en el centro de la discusión y así darle la visibilidad que realmente necesita.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

En primera instancia, la insuficiencia cardíaca es una enfermedad que afecta a más de 60 millones de personas en el mundo, siendo la principal causa de hospitalización en mayores de 65 años.

Por su parte, en México alrededor de 15 millones de personas se encuentran en este rango de edad. Por lo tanto están en un riesgo latente. Desafortunadamente uno de cada cinco casos fallecen dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico.

“Aunque en México no se cuenta con registros de prevalencia, sabemos que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte. La insuficiencia cardíaca es una de estas enfermedades, provocando discapacidad e impactando negativamente en la calidad de vida de la persona”, mencionó el Dr. José Antonio Magaña Serrano, médico cardiólogo miembro de ANCAM.

Es importante destacar que la tasa de supervivencia de los pacientes con este padecimiento es de sólo el 50% a cinco años de haberles realizado su diagnóstico. Esto representa un pronóstico sombrío para el paciente y sus familiares. Por ello la importancia de generar la conciencia adecuada sobre la enfermedad porque entre más avanzado se encuentre el padecimiento se vuelve más complejo el tratamiento.

¿Pero qué es la Insuficiencia Cardíaca?

Es una enfermedad crónica y degenerativa del corazón que impide que éste tenga capacidad suficiente para bombear sangre y por tanto hacer llegar suficiente oxígeno y nutrientes al resto de los órganos. Puede manifestarse en cualquier momento, aunque se sabe que a mayor edad la probabilidad de sufrirla aumenta considerablemente.

Como es de esperarse, los principales síntomas causados son los derivados de una disminución del aporte de oxígeno a los tejidos de los órganos del cuerpo. Aunque el principal es la disnea o falta de aire. Se presenta durante la actividad física o, en casos más graves, en estado de reposo con una sensación de ahogo que empeora por la noche, así como una fatiga constante.

Las causas más comunes de la insuficiencia cardíaca son haber padecido un infarto de miocardio, las enfermedades del músculo o de las válvulas del corazón. También las arritmias como la Fibrilación Auricular.

“Es de suma importancia indicar que, al menor síntoma o sospecha, será necesario acudir de emergencia a un especialista médico para que valore al paciente y le ofrezca las opciones terapéuticas más convenientes. Lo más importante para evitar la evolución de la enfermedad es evitar el reingresar a hospitalización porque eso deteriora el diagnóstico en el paciente”.

En México, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca representa una alta inversión para el paciente y para el Sistema de Salud. Los últimos datos reportados al respecto por la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores indicaban que el Gobierno Mexicano invertía más de 35 millones de pesos al año. A pesar de ello, el paciente con insuficiencia cardíaca continúa hoy día con un alto riesgo de hospitalización y muerte.