Invierte IMSS 56.5 millones de pesos en resonador magnético

641

Las enfermedades crónicas no transmisibles son responsables del 71 por ciento de las muertes a escala global, declaró el titular de la Secretaría de Salud (SSa), José Narro Robles, el pasado 14 de agosto. Para mejorar la detección de algunos de estos padecimientos, como eventos oncológicos, neurológicos y cardiovasculares, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha invertido en un nuevo resonador magnético para el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Carlos Cuevas García, director del Hospital Siglo XXI, presentó el nuevo resonador magnético ante varias autoridades del sector salud, entre ellas la titular de la Unidad de Evaluación de Delegaciones, Angélica Moguel Orozco; el encargado de la Unidad de Atención Médica, Héctor Martínez Chapa; el líder de la Coordinación de Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAEs), Efraín Arizmende Uribe, así como el Cuerpo de Gobierno del Centro Médico.

Tuffic Miguel, director general del IMSS, afirmó que el resonador magnético no emite radiación, por lo que es seguro para la obtención de imágenes del cuerpo. La adquisición representó una inversión de 56.5 millones de pesos y permitirá duplicar el número de revisiones que ya podía realizar el Departamento de Imagenología de esta UMAE

En el transcurso de la primera mitad del 2018, el Hospital Siglo XXI ha realizado exitosamente 51 mil resonancias magnéticas, gracias a su capacidad para realizar hasta 20 estudios cada día. Si las estimaciones del IMSS sobre la capacidad del nuevo resonador magnético son acertadas, el centro médico podría terminar el año con 76 mil 500 imágenes de pacientes obtenidas.

Junto con el resonador magnético, Cuevas García presentó al titular del IMSS los principales avances de su UMAE en atención a derechohabientes. En los primeros seis meses de 2018, el Hospital Siglo XXI ha otorgado cerca de 85 mil consultas, seis mil 500 intervenciones quirúrgicas, poco menos de 20 mil estudios de radiodiagnóstico y tres mil 500 sesiones de quimioterapia.