Aunque en la actualidad ya se cuenta con varias vacunas contra la Covid-19, una de las adversidades es lo complicado que resulta su aplicación masiva. Para inmunizar al menos a la mitad de la población mundial se calcula que se van a necesitar 18 meses. Por lo mismo, otro objetivo en el que se trabaja es diseñar tratamientos que ayuden a quienes ya están infectados a evitar complicaciones.

Prometedora investigación para reducir complicaciones en infectados

A partir de lo anterior, especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) proponen el potencial uso de la Vitamina D, Resveratrol, Metformina y Trehalosa para reducir las complicaciones por Covid-19. El motivo es porque tienen el efecto en la activación de la autofagia, la cual está inhibida o es deficiente en personas con comorbilidades y podría ser fundamental en la patogenicidad de la infección debido a que coincide notablemente con la inflamación incontrolada que genera el virus SARS-CoV-2.

Al respecto, la Dra. Blanca Estela García Pérez, con 10 años de experiencia en el estudio de la autofagia y titular del proyecto, destacó que en la revisión bibliográfica se enfatizaron las funciones antivirales y antiinflamatorias de la autofagia como un enfoque terapéutico plausible para restablecer el balance de la respuesta inmune en personas que padecen COVID-19.

Trabajo mexicano ya publicado

La investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) adscrita al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel 2, precisó que los resultados de dicha revisión bibliográfica se publicaron recientemente en un artículo de la revista científica Cells, bajo el título “Taming the Autophagy as a Strategy for Treating COVID-19”, en el que se plantea esta nueva estrategia de tratamiento con activadores de la autofagia.

La doctora en ciencias con especialidad en Inmunología destacó que en pacientes con Covid-19 y comorbilidades (diabetes, obesidad e hipertensión) las complicaciones por inflamación exacerbada ocurren en la tercera etapa de la infección y por ello en esa fase conviene activar la autofagia, previo estudio de laboratorio para buscar moléculas relacionadas con el índice de inflamación, entre ellas la proteína C reactiva.

Refirió que en la investigación contó con el apoyo de la experta en Virología de la ENCB, Ma. Isabel Salazar Sánchez, del especialista en Óptica no lineal de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Unidad Zacatenco, Carlos Torres Torres, el estudiante del Doctorado en Inmunología en la ENCB, Juan Antonio González Rojas, así como la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Nayeli Shantal Castrejón Jiménez.

La doctora García Pérez señaló que buscará establecer colaboración con algún centro hospitalario que brinde las medidas de bioseguridad requeridas para realizar estudios sobre el efecto que tienen los compuestos y fármacos sobre la activación de autofagia celular y de esa manera contribuir a evitar desenlaces fatales en pacientes con Covid-19.