La actual pandemia por Covid-19 se mantiene en activo en gran parte del planeta con más de 17 millones de casos confirmados y casi un millones de decesos. Un problema de salud de tal magnitud afecta a todos por igual, aunque existen algunos sectores en donde el riesgo es mayor. Precisamente el personal sanitario ha sido uno de los más afectados. En el mejor de los casos sólo han tenido un aumento en su carga laboral para poder atender a todos los pacientes. Mientras que en el peor inclusive han tenido que sacrificar su vida.

Al respecto, el reporte más reciente de la Secretaría de Salud (SSa) señala que van 106 mil 956 médicos infectados y mil 435 fallecidos por Covid-19 en México. Con esto se mantiene como el primer lugar mundial con respecto a trabajadores de la salud que han muerto por esta cepa de coronavirus.

Mientras que al hacer un análisis más detallado, tan sólo dentro del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se han confirmado 7 mil 123 contagiados dentro de su personal médico.

Riesgos de la profesión

Pero ahora la noticia que ha trascendido es que una clínica del ISSSTE ha tenido que ser clausurada. El motivo es debido a que todos sus médicos están infectados, lo que impide continuar con el servicio.

En este caso, se trata de la clínica rural ubicada en la ciudad El Salto, en Durango. Es un espacio pequeño con ocho trabajadores, dos médicos y cuatro enfermeras. Aunque el incidente inició hace poco más de dos meses cuando uno de los galenos se infectó y eso afectó a los demás.

De acuerdo con la información, poco tiempo después el segundo médico también se contagió. Como resultado, las enfermeras se quedaron a cargo de la clínica. Ante la situación insólita se les autorizó atender a los pacientes y emitir recetas.

Pese a que desde hace unas semanas llegó un nuevo médico al centro de salud, ahora se dio a conocer que también dio positivo a la prueba Covid-19. Por lo mismo ahora se encuentra en aislamiento y las cuatro enfermeras con las que tuvo contacto también fueron enviadas a sus hogares.

Mientras tanto el nosocomio se mantiene cerrado, lo que afecta a toda la comunidad porque se han quedado sin atención médica.

Falta personal en el ISSSTE

Ante esta situación también vale la pena recordar el problema de déficit de personal que enfrenta el sistema de salud pública. En el caso del ISSSTE apenas cuenta con 17 mil médicos para atender a 13.2 millones de derechohabientes.

A partir de lo anterior se obtiene que hacen falta 40 mil médicos y 95 mil enfermeras para alcanzar la cifra promedio recomendada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).