Aunque ya se cuenta con varias opciones de vacuna contra la Covid-19 la batalla todavía no ha terminado. Existen farmacéuticas que se mantienen en el desarrollo de más opciones para cumplir con las exigencias de la población global. Ahora mismo la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene registrados más de 150 proyectos que se encuentran en distintas fases de desarrollo. Algunos están en las investigaciones preclínicas y otros ya han llegado hasta la última etapa. Al final, mientras más alternativas existan será mejor para todos.

Previene la enfermedad y evita hospitalizaciones

En ese tenor, la compañía estadounidense Johnson & Johnson, a través de su filial Janssen Pharmaceutica, dio a conocer los resultados de su ensayo clínico fase 3. El trabajo incluyó la participación de 44 mil voluntarios de diversos países y se obtuvo que tiene una eficacia global del 66 por ciento en la prevención de la Covid-19. Mientras que tiene un 85 por ciento con respecto a evitar complicaciones y hospitalizaciones.

Ahora bien, aunque el 66 por ciento se refiere al resultado de todos los participantes, al hacer una segmentación por la nacionalidad de las personas existen pequeñas diferencias. En personas de Estados Unidos brinda un nivel de protección del 72 por ciento. Mientras que en los pacientes de América Latina fue del 66 por ciento y en los de Sudáfrica del 57 por ciento.

Otro punto que debe destacarse es que esta vacuna es de una única dosis y no dos como la mayoría de las que actualmente se aplican. Mientras que el trabajo mostró que a partir del día 14 de la inmunización las personas comienzan a generar anticuerpos.

De igual manera, los resultados favorables se reportaron en adultos de todas las edades y eso incluye a los mayores de 60 años que son el grupo más vulnerables. Además mostró tener la misma eficacia para distintas cepas de coronavirus como la sudafricana que actualmente es una de las más peligrosas.

¿Cuál es su funcionamiento?

Por su parte, mientras otras vacunas utilizan nuevos métodos en su desarrollo como las de Pfizer y Moderna, la de Johnson & Johnson usa como base el virus del resfriado común conocido como adenovirus tipo 26 para introducir proteínas del coronavirus en las células del cuerpo y desencadenar una respuesta inmunitaria. Por lo anterior no requiere de cuidados especiales en su almacenamiento y transporte. Eso la vuelve una opción ideal para países que carecen de equipos de ultracongelamiento.

Mientras que otro punto que se menciona en que durante el ensayo final no se presentaron reacciones adversas graves. Lo que sí hubo aunque en un porcentaje muy bajo fueron incomodidades generales como dolor en el cuerpo, cefalea y fiebre pero todos los síntomas desaparecen al poco tiempo.

México tendrá prioridad para recibir la vacuna

Por todo lo anterior la compañía tiene planeado presentar una solicitud para el uso de emergencia ante la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) en los primeros días de febrero.

Por otra parte, es necesario recordar que México participó en el ensayo final de la vacuna de Johnson & Johnson. En septiembre del año pasado se aplicaron las dosis y ninguno de los voluntarios presentó molestias de fuerte magnitud. A partir de lo anterior es que se contempla que la farmacéutica ofrezca prioridad a nuestro país para la adquisición de la inmunización a corto plazo.