Entre 15 mil y 20 mil pacientes podrían padecer de esclerosis múltiple en México. Sin embargo, estas son cifras estimadas, ya que no se tiene información oficial puntual al respecto. Los síntomas y progresión de la enfermedad son, comprensiblemente, muy temidas. Por eso, múltiples expertos buscan cómo reducir su impacto. Tanto con fármacos ya existentes como con nuevas terapias.

Un nuevo tratamiento para la Esclerosis Múltiple Remitente-Recurrente (EMRR) se describe en la revista JAMA. La terapia, que utiliza células madre, promete ser más efectiva que los fármacos actualmente en uso. Richard Burt, coautor de la investigación, afirma que no se trata de una cura como tal. Pero sí evita que la mayoría de los pacientes sufran de una recaída en hasta 5 años.

La nueva esperanza en la esclerosis múltiple

De acuerdo con Burt, el tratamiento se llama Transplante Autólogo de Hemocitoblastos (HSCT). Se trata de una terapia que solo debe aplicarse una vez en la vida. En primera instancia, se recolecta una muestra de células madre del paciente. Después, se le somete a una quimioterapia de baja dosis. Finalmente, se vuelven a inyectar los microorganismos, con el objetivo de fabricar un nuevo sistema inmune. Es decir, se trata la esclerosis múltiple al ‘reiniciar’ al cuerpo.

La efectividad de esta terapia fue mayor que la de los fármacos que modifican el sistema inmune. Durante la prueba clínica, con 110 participantes, solo 3 pacientes con HSCT presentaron progresión de esclerosis múltiple a un año. Por otro lado, 34 de los individuos que recibieron el tratamiento convencional presentaron síntomas de la enfermedad pasados 12 meses.

A largo plazo, el HSCT también parece ser mucho más efectivo. A 2 años, solo 2 por ciento de los pacientes mostraron un deterioro. Un año después, el porcentaje subió a 5. De 4 a 5 años, la proporción era de 1 en cada 10 pacientes. En estos mismos periodos, el 93, 90 y 78 por ciento de los participantes no presentaba nuevas o peores lesiones en imágenes de resonancia magnética.

Sin embargo, existen ciertos eventos adversos de esta terapia experimental. En mujeres, puede provocar infertilidad. Algunos participantes desarrollaron Tiroiditis de Hashimoto. Burt reafirmó que estas condiciones pueden tratarse. Además recordó que los tratamientos actuales también tienen sus respectivos efectos secundarios. Si bien es prometedor, el investigador dijo que se trata de un método experimental; por lo que todavía se necesitan pruebas con muestras más grandes.