Durante la época de pandemia mundial y confinamiento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado sus recomendaciones de actividad física y, ahora, recomienda realizar ejercicio moderado un mínimo de 150 a 300 minutos a la semana (es decir, entre 2,5 a 5 horas) y las personas que estén más en forma podrían hacer tan solo de 75 a 150 minutos a la semana, pero, eso sí, de forma vigorosa.

Cada movimiento cuenta

Esta recomendación se debe a que el sobrepeso y la obesidad se asocian con un mayor riesgo de enfermedad grave y hopitalización en caso de infección por COVID19. Anteriormente,, ya había pautado las 2,5 horas de ejercicios semanales para adultos de 18 a 64 años, pero ahora extiende la recomendación para personas con enfermedades crónicas o discapacidad.

Tal y como ha alertado el Dr. Tedro Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, “estar físicamente activo es fundamental para la salud y el bienestar, puede ayudar a agregar años a la vida y la vida a los años…Cada movimiento cuenta, especialmente ahora que gestionamos las limitaciones de la pandemia COVID19. Todos debemos movernos todos los días, de forma segura y creativa”.

Hasta los 17 años se recomiendan 60 minutos de ejercicio al día

Hasta los 17 años, son recomendables al menos 60 minutos de ejercicio al día, preferentemente aeróbico, como montar en bicicleta o correr, pero tampoco hay que descuidar las actividades que fortalecen los huesos y los músculos. Además, desde la OMS han señalado que en la época de la pandemia, los jóvenes tienen más riesgos de padecer problemas de salud mental. Sin embargo, 4 de cada 5 adolescentes no realizan suficiente actividad física.

En cuanto a los mayores de 65 años, deberían realizar ejercicios de equilibrio y fuerza, que ayuden a prevenir caídas y enfermedades de salud ósea. Por su parte, si no tienen ninguna contraindicación médica, las embarazadas también deben mantenerse activas: se recomiendna actividades no vigorosas como, por ejemplo, ejercicios de estiramiento.

Ruediger Krech, director de Promoción de Salud de la OMS ha indicado que “la actividad física de cualquier tipo y duración puede mejorar la salud y el bienestar, pero más siempre es mejor…Si debe pasar mucho tiempo sentado quieto, ya sea en le trabajo o en la escuela, debería hacer más actividad física para contrarrestar los efectos nocivos del comportamiento sedentario”.