Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Si algo se ha hecho patente con la crisis mundial por COVID-19, es la imperiosa necesidad de actualizar los sistemas de salud y adaptarlos a las nuevas tecnologías. En este sentido, la tecnología 5G se presenta como un gran aliado en la modernización de los sistemas de salud, debido a las infinitas posibilidades que ofrece para el desarrollo en materia de tecnología médica.

El desarrollo de la quinta generación de redes móviles trae consigo múltiples ventajas, entre las que destacan un aumento significativo en la velocidad de transmisión de datos, mayor eficiencia energética, reducción en los niveles de latencia y la posibilidad de conectar muchos más dispositivos. Nos encontramos ante un nivel de conectividad sin precedentes, que abre la puerta a infinitas oportunidades en el sector salud.

Te puede interesar: Avances tecnológicos que mejoran la atención de enfermería ¿Cuáles serán los avances más significativos?

Cirugía robótica

A pesar de que este tipo de tecnología lleva años en continuo desarrollo, su expansión se ha visto limitada por la inestabilidad en las conexiones y escasa capacidad de las redes disponibles. Con la llegada de la nueva generación de redes 5G,  tendremos la capacidad de optimizar el funcionamiento de los robots médicos y desarrollar nuevas tecnologías que incluyan inteligencia artificial en estos equipos.

Además, en el ámbito quirúrgico contribuirá a la colaboración y asistencia entre profesionales que no se encuentren en el mismo espacio geográfico; gracias al ancho de banda que permite la descarga de imágenes y videos de alta calidad en tiempo real.

Teleconsulta

La mayoría de los enfermos crónicos prefiere ser atendidos en su domicilio que en centros de salud, durante sus consultas de seguimiento. Sin duda alguna, las mejoras en la conectividad permitirán que la atención médica hacia este y otros grupos de la población se expanda significativamente.

No solo se observará un gran avance en el ámbito de las teleconsultas, sino que la optimización en la conectividad contribuirá a mejorar el monitoreo permanente y en tiempo real de la condición de salud de los pacientes mediante el uso de wearables.

Centralización de la información

Hoy en día, las redes existentes no cuentan con la capacidad de establecer conexión con una gran cantidad de dispositivos de forma simultánea, por lo que mantener un registro único de los datos clínicos de los pacientes se ha convertido en un reto a vencer. 

La incorporación de la tecnología 5G podría convertir esto en una realidad muy pronto, ya que además permitiría el envío de archivos de video o imágenes en alta resolución. Lo que implica que tendremos historias clínicas más completas con datos confiables lo que contribuirá a mejorar la comunicación entre profesionales.

Fármacos inteligentes

Se espera que esta tecnología tenga un impacto no sólo en los procedimientos clínicos sino también en los tratamientos farmacológicos. Pues nos da la posibilidad de desarrollar fármacos inteligentes capaces de suministrar la dosis precisa al paciente según la situación de su medio interno. 

La idea es crear dispositivos que ajusten de forma automática la dosis según los requerimientos del paciente en algunas enfermedades, como por ejemplo la diabetes.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.