Arrugas faciales podrían tener relación con la salud cardíaca de tus pacientes

205

El ciclo de la vida es claro e indica que todo lo que nace debe morir y en el caso de los humanos, un signo de envejecimiento es la aparición de arrugas en el rostro, pero mientras algunas personas pueden odiarlas por motivos estéticos, en realidad su significado podría tener otros motivos e influir directamente en la salud cardíaca.

En este caso, dentro del pasado Congreso Anual de la Sociedad de Cardiología Europea (ECA) realizado en Munich, se presentó un trabajo del Centro Hospitalario de Toluse, ubicado en Francia, en la que se explicó la relación arriba mencionada.

Como parte de la investigación, se monitoreó la salud de 3 mil 200 adultos durante 20 años, por lo que los participantes del estudio tenían entre 32 y 62 años al inicio del trabajo. De manera natural, todos desarrollaron arrugas en el rostro y los investigadores clasificaron a los pacientes en 3 grupos a partir del número de arrugas y su profundidad.

Después de transcurrido el tiempo se identificó que las personas con más arrugas y de mayor profundidad tenían una probabilidad del 15.2 por ciento mayor a presentar problemas cardíacos en comparación con quienes no tenían este tipo de marcas en sus rostros.

De esta manera, aunque no se tiene claro la relación entre ambos, los autores de la investigación determinaron que las arrugas no sólo muestran el paso del tiempo en las personas sino que deben de servir de recordatorio de que las revisiones médicas se deben realizar con frecuencia, en especial conforme las personas van envejeciendo.