El trabajo que desarrollan los profesionales de la salud es invaluable. Cada uno tiene en sus manos la vida de otras personas y por eso se requiere de una extensa preparación que se prolonga por años. Pero una vez en el campo laboral se presenta un fenómeno que es bastante común. En ocasiones los médicos ponen más atención en el bienestar de los pacientes que en el propio. Como consecuencia muchos desarrollan pensamientos suicidas y en ocasiones generan hechos mortales.

Un trabajo de alto riesgo

Algo muy importante que se debe tomar en cuenta es que la Medicina es catalogada como la profesión con el mayor índice de suicidio en el mundo. Quienes la ejercen tienen inclusive el doble de probabilidad de cometer esta acción en comparación con el resto de la población. Tan solo en Estados Unidos se reporta que entre 28 y 40 doctores de cada 100 mil optan por quitarse la vida.

Son muchos los motivos que pueden conducir a un evento de este tipo y por lo regular la combinación de varios es lo que detona el suicidio. En primera instancia se encuentran las extensas jornadas de trabajo que son habituales desde la parte formativa. Eso provoca elevados niveles de estrés y cansancio mental. Aunque sin importar las circunstancias deben de estar listos para atender a los pacientes.

Ahora bien, dentro del ámbito profesional las exigencias son todavía mayores. A cada médico se le pide que ofrezca consultas de máximo nivel en el menor tiempo posible. Al final queda muy poco tiempo disponible para disfrutar con la familia o amigos. Como consecuencia muchos se sienten insatisfechos y eso los conduce a desarrollar pensamientos suicidas.

Especialidades con alto riesgo de salud mental

Por su parte, la situación se ha intensificado a partir del inicio de la pandemia. La presión ahora es mayor y eso ha elevado el desgaste profesional. Ante este panorama el portal Medscape presentó los resultados del estudio Death by 1000 Cuts: Medscape National Physician Burnout & Suicide Report 2021.

Para la elaboración del trabajo se tomaron en cuenta las opiniones de 12 mil 339 médicos de 29 especialidades distintas. De todos ellos el 69 por ciento reconoció que se siente triste con frecuencia y el 20 por ciento afirmó que sufre de depresión clínica.

Visto por especialidades, donde hay más médicos con pensamientos suicidas son las siguientes:

  • Obstetricia y Ginecología.
  • Ortopedia.
  • Otorrinolaringología.
  • Cirugía Plástica.
  • Endocrinología.
  • Psiquiatría.
  • Medicina Familiar.
  • Cirugía General.
  • Anestesiología.
  • Medicina Preventiva.

Por otra parte, de los que reconocieron que tienen pensamientos suicidas con frecuencia apenas el 13 por ciento dijo que solicita ayuda profesional. Mientras que la mayoría reconoció que esta situación afecta tanto su relación personal como la que mantiene con los pacientes.