A lo largo de los últimos años el cáncer se ha posicionado dentro de las primeras causas de muerte en el mundo. Tan solo en 2019 provocó 8.2 millones de fallecimientos y la tendencia se mantiene a la alza. Aspectos como el aumento en la esperanza de vida y las rutinas basadas en el sedentarismo han impulsado este grave problema de salud pública. Por su parte, otra de sus características es que prácticamente en cualquier parte del cuerpo de pueden formar tumores aunque algunos son más peligrosos que otros. Dentro de la extensa lista resalta la Leucemia Mieloide Aguda por su elevada peligrosidad.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo describe como uno uno de los tipos de cáncer en la sangre más agresivos y de avance súbito. Mientras que en nuestro país se estima que tiene una tasa de mortalidad de 3.7 por cada 100 mil habitantes.

Ante este panorama fue que se nombró el 21 de abril como el Día Mundial de la Concienciación sobre la Leucemia Mieloide Aguda. El objetivo claro es darle notoriedad a este severo problema que para gran parte de la población es desconocido.

Personas en mayor peligro

En primera instancia se debe clarar que suele ser más frecuente en adultos, mientras que su incidencia incrementa de forma notoria en personas mayores de 65 años. En México, la edad de aparición es alrededor de los 43 años.

En su definición más sencilla la Leucemia Mieloide Aguda es un tipo de cáncer que inicia en la médula ósea y pasa rápidamente a la sangre. Además, en ocasiones se propaga a otras partes del cuerpo, incluyendo los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo, el sistema nervioso central y los testículos.

Acudir de inmediato con un especialista

Al respecto, el Dr. Andrés Gómez De León, médico adscrito al Servicio de Hematología de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), explica que, si bien no existen factores de riesgo claros, es importante prestar especial atención a signos de alarma específicos como: la aparición de hemorragias espontáneas o fiebre sin causa infecciosa aparente y acudir con el especialista para evitar complicaciones graves.

“Hoy más que nunca, por la situación sanitaria que estamos atravesando, es importante que ante cualquier síntoma se acuda con el hematólogo. La fiebre y la dificultad para respirar son dos de los signos que podrían implicar un diagnóstico equivocado, por eso una vez descartados los padecimientos usuales, si el paciente persiste con las molestias es relevante que lo notifique a su médico para que se le realicen las pruebas y exámenes correspondientes”.

Por su parte, el Dr. Lauro Fabián Amador, hematólogo adscrito al Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío en León Guanajuato, detalla que actualmente existen soluciones terapéuticas innovadoras gracias al avance científico de los últimos años, incluso para aquellos pacientes que por su edad o por sus comorbilidades no son candidatos a la quimioterapia estándar como línea de tratamiento. Cabe mencionar que la tasa de supervivencia a cinco años, para los pacientes diagnosticados con Leucemia Mieloide Aguda, sigue siendo aproximadamente del 28 por ciento.