Lo imprescindible en la decoración del consultorio de pediatría

Suele ocurrir que los niños ingresan indispuestos o llorando al consultorio del pediatra. No todos los niños reaccionan de la misma forma, pero si la mayoría llegan a la defensiva. Esto puede deberse a alguna experiencia no grata, un mal recuerdo o porque no se sienten familiarizados con el lugar.

La decoración del consultorio es un paso primordial para lograr una conexión positiva con el menor, con los tips de decoración de consultorios pediátricos, se puede lograr que los niños añoren la visita al pediatra. Brindando un ambiente alegre y acogedor donde los niños se sientan familiarizados con el entorno. Estas son algunas recomendaciones:

  • Decoración

La decoración del consultorio pediátrico es todo un arte, los niños responden con facilidad a los estímulos a los que son expuestos. Antes de iniciar esta hermosa tarea, te presentamos unos breves consejos que debes tomar en cuenta:

  • La decoración debe estar acorde con el lugar donde está ubicado el consultorio pediátrico.
  • Se debe prestar especial atención a los adornos de las paredes. Dispuestos especialmente desde el piso hasta la mitad de la altura de las paredes, para que el niño pueda disfrutarlos plenamente.
  • Conviene, también, que los instrumentos médicos incluyan motivos infantiles, como animales o dibujos animados, ya que es más probable que el niño se sienta atraído por la decoración y deje de llorar.
  • Las imágenes y decoraciones deben ser renovadas con cierta periodicidad. Esto, da la idea de interés en el detalle. Con la renovación los niños querrán volver al consultorio.
  • En la sala de espera debe destinarse un espacio para crear una zona de juegos. En ella se debe proporcionar juguetes sencillos, resistentes e inocuos, según la edad del paciente. Se convierte además en el mejor lugar para que los hermanos del pequeño puedan quedarse mientras uno de los padres entra a consulta con el niño.
  • La temperatura del lugar debe ser fresca sin corrientes de aire, a fin de proporcionar un lugar donde tanto los niños como los padres se sientan cómodos. La paleta de colores debe ser utilizada para generar sensaciones de alegría y movimiento.
  • En lo posible, habilitar un baño especialmente para los pequeños, de modo que se sientas cómodos y familiarizados con el consultorio.

Cada espacio y cada detalle son importantes, si se decora correctamente el consultorio pediátrico el resultado será positivo, los niños estarán cómodos, seguros y felices y se convertirán en los mejores promotores de tu consultorio.

El hecho de esperar los indispone aún más, pero cuando se cuenta con los implementos necesarios, la espera se convertirá en un momento divertido y el niño ingresará a la consulta con la mejor actitud y con una mayor disposición para colaborar, pero en una adecuada sala de espera su estancia será más amena.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS