Los 3 tipos de trabajo que determinan una vida sin estrés

Vivir una vida sin estrés es algo fundamental para el ser humano. Además de la actitud, los tipos de trabajo que haces son determinantes en tu efectividad personal. Si quieres aprender cuáles son esos tipos que existen, no dejes de leernos porque a continuación te los vamos a presentar para que puedas

Trabajo predefinido

Es ese tipo de trabajo en el que sabes lo que tienes qué hacer y sabes cuándo está terminada la tarea. Según David Allen, “cuando estás haciendo un trabajo definido con anterioridad, estás trabajando a partir de tus listas de acciones siguientes y tu calendario, finalizando tareas que ya habías decidido que era necesario hacer o gestionando tu flujo de trabajo”.

Trabajo según surge, uno de los tipos de trabajo más estresantes

Es el trabajo que llega de forma imprevista. Ese que aparece y que debe atenderse de forma inmediata. Es fácilmente reconocible porque suele aparecer en forma de “incendio” inesperado y no hacer nada al respecto, de forma inmediata, tendrá consecuencias negativas.

No capturamos el trabajo según surge porque conforme llega hay que ponerse con él. Aún así, antes de empezar a ejecutar este tipo de trabajo, siempre es recomendable dedicar unos segundos a las siguientes tareas:

  • Pensar qué significa para ti ese “incendio”.
  • Analizar las opciones que tienes.
  • Decidir qué hacer: qué puedes hacer tú y qué pueden hacer otros.
  • Pensar qué tiene que pasar para que ese “incendio” esté apagado.

Trabajo de definir el trabajo, uno de los tipos de trabajo más exhaustivos

Es el trabajo de pensar, decidir y organizar. Si eres un profesional del conocimiento, la mayoría del trabajo que te llega está sin definir. El trabajo te llega “en bruto” y requiere de tu inteligencia, experiencia y aprendizaje para ser transformado en algo que aporte valor.

David Allen, expresa sobre este tipo de trabajo que “definir tu trabajo entraña que ordenes tu bandeja de entrada, mensajes digitales y notas de tus reuniones y que desgloses a los nuevos proyectos en pasos susceptibles de ser llevados a la práctica. A medida que proceses tus entradas, no dudes en ocuparte de las acciones de menos de dos minutos y en arrojar a la basura y archivar numerosas cosas (otra versión de hacer el trabajo a medida que va surgiendo). Buena parte de esta actividad consistirá en identificar las cosas que tienen que hacerse en algún momento, aunque no de inmediato. Además, sobre la marcha irás agregando cosas a todas tus listas”.