Con el desarrollo de la tecnología, se han conseguido importantes avances que impactan directo en el campo de la salud. Ahora existen dispositivos médicos que ofrecen resultados más precisos y en un menor tiempo. Los hospitales cuentan con instalaciones cada vez más modernas. Pero a pesar de lo anterior existe un problema que cada vez es mayor: la automedicación.

En años recientes, el número de personas que optan por consumir medicamentos sin la valoración de un médico cada vez es mayor. La situación es preocupante porque afecta la salud de los propios consumidores y fomenta la farmacorresistencia. Por eso es pertinente analizar los motivos que fomentan esta situación.

Para algunos, los anuncios publicitarios de medicamentos son responsables del aumento de este fenómeno. La razón es que cada vez son más numerosos tanto en medios de comunicación tradicionales como en los digitales. Los comerciales se transmiten a toda hora y no cuentan con una restricción adecuada de las autoridades. Todos se basan en una frase pegajosa para incentivar la compra.

“Consulte a su médico”

A pesar de que los anuncios siempre incluyen la leyenda “consulte a su médico”, siempre la colocan en letras pequeñas en la parte inferior. La realidad es que los usuarios realmente rara vez solicitan la valoración de un especialista antes de comprar el medicamento anunciado.

Algo muy importante que pocas personas toman en cuenta es que no todos los medicamentos funcionan para todos los casos. Siempre es necesario el diagnóstico de un especialista en salud para determinar la mejor opción.

Por todo esto, si existiera una mayor regulación en cuanto a los anuncios publicitarios de medicamentos, se podría combatir la automedicación. Aunque no son los únicos responsables, sí tienen parte de la culpa.

Taboola