Los cigarros electrónicos podrían ser más peligrosos que los convencionales

En Estados Unidos se contabilizan más de 200 posibles casos de enfermedades pulmonares graves asociadas con el uso de dispositivos para vapear.

0
93

Los cigarros electrónicos se han convertido en una popular opción entre las personas que quieren dejar de fumar. Pero aunque en un inicio fueron fabricados para ayudar a dejar el hábito del tabaco, la realidad parece que no funcionan de ese modo. Inclusive algunos especialistas señalan que son más dañinos que los cigarrillos tradicionales.

¿Qué son y cómo funcionan?

Los cigarrillos electrónicos (también conocidos como e-cigarrillos, vaporizadores electrónicos o pipas tradicionales) son dispositivos de batería que calientan una solución líquida que suele contener nicotina y la convierten en un vapor que se puede inhalar, de ahí que utilizar cigarrillos electrónicos se conozca como vapear.

Se encuentran en dos presentaciones: recargables o desechables. Cuando se trata del primer tipo, el dispositivo utiliza un cartucho conocido como “pod” mientras que si nos referimos a la segunda opción, el dispositivo tiene un tanque recargable que contiene el líquido o jugo electrónico. Este líquido suele contener nicotina, saborizantes, glicol propileno y glicerina vegetal.

¿Son peligrosos los cigarrillos electrónicos?

A mitad de 2019, los departamentos de salud estatales en los Estados Unidos reportaron más de 200 posibles casos de enfermedades pulmonares graves asociadas con el uso de dispositivos para vapear, pero no se determinó un dispositivo o jugo electrónico específico. Estos casos plantearon la inquietud de que esta alternativa puede causar daño pulmonar.

Los especialistas de Mayo Clinic señalan que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que se dejen de usar productos de cigarrillos electrónicos mientras la organización investiga la causa de las enfermedades pulmonares.

Como los cigarrillos electrónicos no queman tabaco, la mayoría de los expertos está de acuerdo en que probablemente tengan menos efectos nocivos que los cigarros tradicionales pero algunos cigarrillos electrónicos quizás contengan sustancias nocivas, como carcinógenos, sustancias químicas tóxicas y delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo de la marihuana.

Los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina no se les considera seguros para adolescentes, adultos jóvenes, ni para mujeres embarazadas. La nicotina puede dañar el desarrollo del cerebro en los niños y los adultos jóvenes hasta que tengan más de 20 años y es tóxico para los fetos en desarrollo.

Los cigarrillos electrónicos también representan un riesgo de adicción a la nicotina en los jóvenes y los adultos que no fuman cigarro tradicional y eso podría llevarlos a usar los cigarrillos electrónicos de forma prolongada. Los estudios muestran un aumento en el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes, lo que se relaciona con más uso futuro de cigarrillos tradicionales.

Debido a las inquietudes no resueltas respecto a la seguridad y a la falta de conclusiones de los estudios sobre los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar, Mayo Clinic no los recomienda para dejar este hábito.

Taboola