Los errores más comunes de las páginas de internet de los médicos

Tener presencia en internet es indispensable en la actualidad, pero también se debe evitar cometer algunos de los errores más frecuentes.

254

La era digital está presente y eso implica adaptarse a los cambios. No importa si eres un médico porque también tú estás obligado a incorporarte al mundo virtual. De no hacerlo pierdes la oportunidad de captar miles de pacientes. Además debes de recordar que existe una alta competencia y muchos de tus colegas sí aprovechan las bondades que ofrece la actualidad.

En ese sentido, el contar con una página de internet sobre tu trabajo profesional o de tu consultorio no es un lujo sino una necesidad. No es una simple herramienta sino que puedes utilizarla como una plataforma para ganar prestigio digital.

Ahora bien, antes de contratar a un encargado para el diseño de una página web es importante que leas la siguiente información. De no hacerlo corres el riesgo de repetir algunos de los errores más comunes que cometen otros médicos.

Errores que debes evitar

  • Saturar la página
    Se dice que menos es más y eso se aplica en el diseño del sitio de internet. No intentes colocar demasiadas imágenes porque vas a aburrir a los lectores y además la página tardará en cargar. La velocidad con la que una persona puede entrar a tu sitio tiene un gran peso en sus decisiones.
  • Colocar textos demasiado extensos
    Piensa que en la actualidad muchas personas consultan internet desde sus teléfonos y muchas veces no tienen demasiado tiempo libre. Por eso es importante que agregues textos cortos que resuman bien las ideas.
  • Añadir música
    Para muchas personas es de mal gusto que al abrir una página se escuche una melodía que acompañe a la información. Por eso una de las mayores recomendaciones es que tú no lo hagas.
  • No colocar tus datos de forma visible
    Uno de los objetivos de tener una página de internet es captar nuevos pacientes, por lo que debes colocar tus datos de contacto en una sección visible. De no hacerlo entonces no valdrá la pena el esfuerzo. Incluye teléfonos, correo electrónico, formulario para agendar una cita online, entre otros.
  • No revisar tu página de forma constante
    Una vez que ya esté terminada tu página de internet, no olvides revisarla de forma periódica. Recuerda que el mayor juez debes ser tú y además esto te ayudará para identificar posibles errores que encuentres.