Los errores más comunes que comete el personal de enfermería ¡Alerta!

29

Los primeros días de trabajo en una sala de emergencias pueden ser una verdadera tortura para cualquier profesional de la salud novato: los mecanismos son complicados, se deben cumplir ciertos de protocolos, los errores de comunicación están a la orden del día y el medio ambiente de trabajo es sumamente estresante.

Un entorno laboral tan complicado es la receta perfecta para una sola cosa: errores en la atención médica. 

Bien sea por inexperiencia o por exceso de trabajo, es muy común que, tanto médicos residentes como enfermeros sin experiencia, puedan cometer errores en la atención de los pacientes. En algunas ocasiones son errores intrascendentes y son consecuencias, pero en otras oportunidades pueden representar un gran riesgo para la salud de los pacientes.

Por eso, queda de parte de los médicos de guardia, jefas de enfermería y personal con más experiencia, velar porque el personal nuevo o con menos capacitación, evite cometer errores graves en la atención médica.

Pero, ¡son tantas las cosas que pueden salir mal en una sala de emergencia!

No importa, aquí te dejamos los 5 errores más comunes que comete el personal de enfermería.

Suministrar el medicamento equivocado

Sin lugar a dudas es uno de los errores más comunes en las salas de emergencia; también uno de los más peligrosos.

La administración de un medicamento equivocado suele ser el resultado de una pobre comunicación entre el médico que receta el medicamento y el enfermero que lo suministra. También puede ser consecuencia de la falta de organización en el despacho de medicinas, que podrían estar suministrando drogas erradas sin darse cuenta.

Confundir los pacientes

Trabajar en la hora pico de una sala de emergencias no es tarea fácil. Todo debe hacerse rápidamente, sin cometer errores y en muchas oportunidades con graves deficiencias en la dotación de insumos.

Trabajar en estas condiciones puede hacer que hasta el enfermero más experimentado trabaje en modo de piloto automático. Esto puede ocasionar que se confunda la administración de tratamientos de un paciente a otro sin darse cuenta.

Administrar dosis equivocadas

En ciertos momentos, cuando se deben administrar varias drogas a un solo paciente, suele ocurrir que el enfermero confunde la dosis de una medicina con otra. Esto suele ser la consecuencia del agotamiento mental después de largas jornadas de trabajo.

Administrar una droga a la que el paciente es alérgico

Un error común de los enfermeros sin experiencia es administrar medicamentos sin antes confirmar que el paciente pueda recibirlos. 

Es importante enseñarles muy bien el proceso previo a la administración de una drogra. Por ejemplo, es importante revisar bien la historia médica.

Omisiones y errores en la historia clínica

El mismo ritmo acelerado de trabajo en la sala de emergencias puede hacer que un enfermero o -incluso- un médico, olvide hacer las anotaciones pertinentes en la historia médica del paciente.

Es importante llevar un seguimiento estricto de los tratamientos aplicados, exámenes y evolución del paciente desde su llegada. Cualquier vacío de información puede crear resultados adversos para la salud del paciente.