El término cáncer, enfermedad que tiene como característica principal el rápido y desordenado crecimiento de células anormales, engloba a un grupo de más de 100 diferentes tipos. En la mayoría de los casos, se trata de padecimientos crónico-degenerativos, por lo tanto, su incidencia y tasas de mortalidad tienden a incrementarse con la edad; aunque hemos observado, que los tipos de cáncer más comunes se dan en mujeres y no en hombres.

Es importante destacar que, a nivel mundial, el cáncer de mama es el más común entre las mujeres y representa el 16% de los tumores malignos diagnosticados. Otro dato relevante es que 69% del total de muertes por esta enfermedad se presenta en países en desarrollo, quizás porque en la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

En México, podemos apreciar que existen 3 tipos de cáncer catalogados entre los de mayor prevalencia: de mama, de prostata y colorectal. Entre los principales factores de riesgo tenemos: infecciones, tabaquismo, daños UV, entre otros.

 

A estas alturas, está muy claro que, en los próximos años, el impacto por COVID-19 repercutirá en la industria de la salud. La pandemia está demostrando ser un punto de inflexión en la atención médica, casi nada volverá por completo a la “normalidad” anterior a COVID, por lo tanto, es hora de comenzar a considerar el impacto en el futuro de la investigación, tanto de los tratamientos, como de las innovaciones farmacéuticas.

La oncología es un ejemplo de ello. Si bien COVID-19 es un riesgo para todos, sabemos que los pacientes con cáncer son particularmente vulnerables, su sistema inmunológico ya debilitado, los pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones causadas por este virus.

El Instituto IQVIA de Ciencia de Datos Humanos estima que COVID-19 ha traído una caída del 60-80%, en las pruebas de detección de cáncer, lo que podría traducirse en 67,000 diagnósticos menos.

La telemedicina se muestra como la herramienta líder para disminuir los retrasos del tratamiento, en pacientes oncológicos por COVID-19. Los expertos en salud consideran que el monitoreo remoto, el envío de medicamentos orales directamente a los pacientes y la disminución de visitas al hospital, reducen los riesgos relacionados con los virus.

COVID-19 ha destacado la vulnerabilidad de los pacientes oncológicos y la necesidad de la industria farmacéutica e investigadores de agregar flexibilidad a sus planes de innovación y avances científicos.

COVID-19 puede ser la gran disrupción que brindará un aumento en el desarrollo de medicamentos oncológicos y favorecerá el diagnostico y control de pacientes a distancia.

Fuentes:

1. INEGI – COMUNICADO DE PRENSA NÚM. 61/182 DE FEBRERO DE 2018 PÁGINA 1/13
2. https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=15716:country-cancer-profiles-2020&Itemid=72576&lang=es
3. Oncology innovationWill COVID-19 inspire oncology innovation?Investigators and sponsors consider the impact of current threats on future research. Cristina Oliva, MD, Vice President, Head of Oncology Center of Excellence, IQVIA Blog May 18, 2020