Desde hace poco más de dos décadas los médicos cuentan con una nueva opción para atender a sus pacientes. Se trata de las consultas virtuales y nacieron como una evolución de la telemedicina. Con el apogeo de internet se presentó este modelo aunque ha sido durante el último año que ha visto su mayor crecimiento. La pandemia ha sido una parte fundamental para este fenómeno.

En ese sentido, todo nace del miedo que desarrolló gran parte de la población para acudir a hospitales. En muchos casos la creencia se mantiene aunque es una realidad que en cualquier momento se pueden enfermar o simplemente necesitan recibir el seguimiento a un tratamiento.

Atender pacientes a distancia de una forma segura

Por lo anterior es que las consultas virtuales hoy viven su mejor momento. Cada vez más médicos incorporan este servicio a su catálogo y los pacientes le han perdido el miedo a esta modalidad.

Ahora lo único que se requiere es contar con un dispositivo con conexión a internet y acordar una fecha y hora específica. Mientras que esta alternativa es benéfica para ambas partes porque no hay riesgo de contagio debido a que no hay contacto físico. Además también ofrece un ahorro de tiempo porque el paciente no se debe trasladar hasta la clínica o consultorio.

Pero aunque es una práctica en aumento todavía hay médicos que se resisten o consideran que no es adecuada. Como muestra se pueden ver los resultados del Primer estudio sobre los hábitos de los médicos en internet en México.

Este trabajo fue realizado por la Asociación de Internet MX y para su elaboración se realizaron 697 entrevistas a profesionales de la salud y se tomaron como base las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Opción que no es ideal para todos los médicos

Una de las preguntas fue acerca de las principales razones por las que los médicos no realizan consultas por internet. Dentro de las respuestas hay cinco motivos que se repiten con mayor frecuencia y en algunos casos los doctores respondieron con más de uno.

  • Requiero ver físicamente al paciente – 83%
  • Lo intenté pero resulta problemático el pago de mis honorarios – 18%
  • Me preocupa la confidencialidad – 17 %
  • No cuento con la infraestructura necesaria – 14%
  • Mis pacientes no las han aceptado – 9%

Como se puede observar, el mayor inconveniente es que las consultas por internet no son para todos los casos. Cuando se trata de dolencias generales tal vez no hay problema pero cuando son de algunas especialidades en las que se requiere de forma obligatoria auscultar al paciente es complicado el servicio virtual.

De igual forma, aspectos como la infraestructura y la confidencialidad son otro problema. En ese sentido, la mayor barrera es que a la fecha no existe una regulación real sobre la manera en que se deben brindar las consultas médicas por internet. En 2015 se presentó el proyecto PROY-NOM-036-SSA3-2015 con el equipo y software que debería tener un profesional de la salud en su consultorio pero al final no fue aceptada la propuesta.

Por lo pronto, ¿para ti cuáles serían las principales barreras para no ofrecer consultas por internet?