Tú sabes mejor que nadie que un requisito en la formación de cualquier estudiante de Medicina es cumplir con su internado. En el penúltimo año de la carrera deben rotar por las distintas áreas de un hospital para aplicar los conocimientos adquiridos. Es una etapa que deja muchas enseñanzas pero que siempre debe estar acompañada de la máxima protección a los jóvenes. Se les debe de cuidar para evitar que se presenten situaciones que puedan comprometer tanto su salud como la de los pacientes.

La muerte de un estudiante que ha causado indignación

Todo esto viene a colación por el reciente caso del que ya te relatamos lo ocurrido. El Médico Interno de Pregrado (MIP) Jorge Alejandro López Rivas, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, falleció en el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez” donde cumplía con su internado. Aunque lo que ha provocado más indignación es que se trata de un suceso marcado por múltiples inconsistencias y que se pudo prevenir.

Con base en lo documentado, al joven de 23 años se le obligaba a atender a pacientes sospechosos de Covid-19 sin las medidas de protección adecuadas con el argumento de que el nosocomio no contaba con insumos. Fue en ese momento que se infectó y comenzó el deterioro en su salud.

Pese a que presentaba síntomas, las autoridades del hospital lo obligaron a continuar con sus guardias o de lo contrario sería dado de baja. La insensatez y falta de empatía derivaron en la muerte del joven, aunque ahora se ha dado a conocer que existen más casos de MIP que se han infectado en el mismo nosocomio.

No se trata del único caso

De acuerdo con una nota publicada en El Universal, desde el inicio de la pandemia se tiene el conocimiento de 35 estudiantes de Medicina que realizan su internado en el hospital del Estado de México y se han contagiado. De ellos se reporta que 20 lograron superar la enfermedad y otros ya concluyeron su estancia así que se desconoce su estado. Mientras que otros cuatro se reportan con un estado de salud delicado.

Por su parte, los jóvenes que prefirieron no revelar sus identidades por temor a las represalias, afirman que son obligados a atender a pacientes sospechosos sin equipos de protección. Así se han generado la mayoría de contagios entre estudiantes y a su vez eso los convierte en focos de infección que pone en peligro a los demás trabajadores de la salud.

Por todo lo ocurrido, una de las exigencias a la Secretaría de Salud del Estado de México es que se garantice la seguridad a todos los residentes. Su labor es muy importante dentro de cualquier hospital y más en la actualidad por el momento que se vive. Se sufre de déficit de personal en todos los niveles. Además no es una situación exclusiva de este nosocomio porque en otros también se viven escenarios similares.

Además es necesario recordar que a partir de este lamentable incidente la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) decidió retirar a todos sus MIP de este hospital mexiquense. Será hasta que se garanticen las condiciones y la seguridad de los estudiantes que puedan volver para realizar sus labores.