La más reciente Encuesta Nacional de Salud (Ensanut) es del 2018-2019 y fue publicada en el 2020. El documento revela que la prevalencia de la hipertensión arterial en adultos mexicanos de más de 20 años ha ido en aumento. En la actualidad está en el 34 por ciento, lo cual quiere decir que uno de cada tres adultos en el país sufre de este padecimiento que es potencialmente mortal.

Expertos cardiólogos y nefrólogos de GRETHA (grupo médico enfocado en el tratamiento de la hipertensión arterial) y de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM) informan que de las personas que se saben hipertensas, la mayoría no acude al médico, y de quienes acuden, muchos no toman sus tratamientos como se los prescribe el doctor.

Generar conciencia entre la población

Por lo anterior es que cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Uno de los objetivos es resaltar la importancia de diagnosticar y tratar a tiempo este padecimiento. A la fecha se trata de uno de los principales factores de mortalidad tanto en México como en el resto del mundo.

Los especialistas agregan que por desgracia los mexicanos no tenemos la cultura de la prevención. Por lo cual pocos acuden con el médico a revisiones de manera periódica. En la mayoría de los casos solo lo hacen cuando se sienten enfermos y eso genera que diversas enfermedades y padecimientos que no siempre generan síntomas notorios avancen en gravedad.

Los expertos de ANCAM señalan que “La primera recomendación es empezar a llevar una dieta cardiosaludable, además de ejercitarse a diario. También se debe disminuir el consumo de sal, aumentar el consumo de vegetales y evitar comer carnes rojas y procesadas.

Pacientes no siguen las indicaciones de los médicos

En la parte del tratamiento farmacológico, el gran problema de los médicos es la falta de adherencia al tratamiento. El promedio de un paciente con hipertensión arterial es de tres a seis meses porque se siente un poco mejor y piensa que no lo necesita.

Por su parte, GRETHA afirma que del 95 al 99 por ciento de los pacientes diagnosticados tendrán que tomar sus medicinas de por vida. El problema es que esto es algo que la mayor parte de los médicos no sabe explicar al paciente.

GREHTA levanta la voz para decir que por cada dos milímetros (mm Hg) de mercurio que se logre bajar la presión al paciente, se puede disminuir el riesgo de hasta 7 por ciento de tener una enfermedad cardiovascular.

Pero hay otros estudios que demuestran que, si con un tratamiento médico se logra bajar 10 mmHg de mercurio, es posible disminuir la mortalidad por cualquier causa hasta 13 por ciento; por insuficiencia cardíaca hasta 13 por ciento; por evento vascular cerebral hasta 23 por ciento; por enfermedad coronaria hasta un 18-20 por ciento.

Para concluir, es necesario recordar que en México el principal gasto en el sector de salud son los medicamentos antihipertensivos. Además de que representa el primer lugar en consultas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales (ISSSTE) y en el sistema de salud en general.