Tú sabes muy bien lo complicado que es ser un profesional de la salud. Se trata de un trabajo en el que siempre hay algo por realizar y pocas veces se puede descansar. Eso deriva en altos niveles de estrés y ansiedad que pueden condicionar a sufrir de otros problemas de mayor gravedad. A la fecha se estima que tres de cada cuatro médicos sufrirá del Síndrome de Burnout en algún momento. Por lo tanto, en muchas ocasiones los encargados de atender a los demás descuidan su propia integridad. Además existen aspectos como sufrir de una demanda al que todos están expuestos.

Se trata de un aspecto muy importante que muchas veces pasa por alto en los doctores. Aunque lo que nunca se debe olvidar que cada uno debe ser su principal paciente. Por lo tanto, se debe predicar con el ejemplo al momento de dar indicaciones como mantener una alimentación equilibrada y realizar ejercicio con frecuencia.

Una demanda por negligencia a la que se enfrentan todos los médicos

A su vez, también existe otro riesgo al que están expuestos todos los trabajadores de la salud y se trata del ámbito legal. En sus manos tienen la vida de otras personas y eso es un riesgo muy importante. Como consecuencia, deben esforzarse por siempre actuar de la mejor forma para evitar incurrir en cualquier tipo de negligencia. Pero aunque lo hagan, el riesgo de un una demanda siempre está latente.

Precisamente eso es lo que ahora vive una médica que se encuentra en medio de un severo problema. Su nombre es Elena Duta y trabajaba en partidos de futbol profesional en su natal Rumania. Su deber era atender y brindar auxilio a los deportistas durante los encuentros. Es una actividad que realizan miles de personas alrededor del mundo y en apariencia no hay muchos riesgos.

Todo cambió de forma drástica el pasado 6 de mayo de 2016 durante un partido de primera división disputado en la ciudad de Bucarest. De manera repentina el jugador camerunés Patrick Ekeng se desplomó sobre el terreno de juego sin una causa aparente. El árbitro detuvo las actividades para permitir el ingreso de las asistencias.

En ese momento la médica Elena acudió para verificar lo que ocurría. De inmediato se percató que el estado del futbolista era grave pero de acuerdo con lo que se observa en el video, no actuó conforme al protocolo médico para eventos de este tipo. Ella solicitó una ambulancia para poder trasladar al jugador a un hospital pero su principal error fue que no intentó reanimar al joven africano.

Al final el deportista fue llevado a un hospital cercano y a las pocas horas se confirmó su muerte por un paro cardíaco. Aunque la autopsia reveló que sufría de problemas en el corazón, desde ese momento comenzó una acusación contra la médica que hoy ha llegado a fin por la resolución de un juez.

Juez dictamina en contra de la médica

Como lo informa ESPN, la doctora fue hallada como culpable por el delito de homicidio culposo. La justicia de Rumania considera que incurrió en una grave negligencia al no intentar reanimar al jugador camerunés. A pesar de sus problemas en el corazón se considera que ese detalle pudo cambiar el hecho fatídico.

Por lo pronto, ahora enfrenta una sentencia de 18 meses en la cárcel y el pago de 200 mil euros a la familia del futbolista fallecido. Mientras que varios integrantes del gremio de la salud consideran como injusta la resolución al señalar que la médica no fue la responsable de lo ocurrido.