Médicos adjuntos a farmacias, ¿responsables del abaratamiento de la profesión?

A la fecha, gran parte de la población en México considera que no se debería cobrar por la atención a la salud.

885

A pesar de la importancia que tiene la salud para la integridad de las personas, no todas le brindan la misma atención. La mayoría suele evitar acudir con un médico desde el primer momento en el que se sienten mal. Inclusive cada vez es más frecuente la automedicación a pesar de lo peligrosa y contraproducente que es.

Al mismo tiempo, durante los últimos años se ha visto un fenómeno en todo el territorio nacional. Se trata del surgimiento y expansión de los consultorios anexos a farmacias. Se trata de uno de los negocios de mayor crecimiento en nuestro país y a la fecha ya son más de 15 mil establecimientos los que existen en todo México.

Atención al instante

Los motivos detrás de este fenómeno son muchos y muy variados. Algunos coinciden en que se trata de la rapidez en la atención. Cuando una persona se siente enferma lo que más quiere es ser atendida lo más pronto posible. Precisamente una de las mayores quejas del sector sanitario público es el tiempo de espera. Las largas filas para poder acceder a un consultorio ya son habituales y parece no existir una solución.

A su vez, otro de los factores que ha propiciado el éxito de los consultorios anexos a farmacias es que ofrecen precios mínimos por cada servicio. Para los pacientes de bajos recursos es algo benéfico porque la gran mayoría no podría acceder a un servicio privado. Pero también se debe considerar que por esta acción se pueden ver perjudicados los demás médicos del gremio.

Pero ahora es momento de analizar lo que implica el ofrecer servicios económicos en el rubro de la salud. A lo largo de los años muchas personas se han malacostumbrado y piensan que no se les debe de cobrar por una consulta médica de cualquier tipo.

Médico, la profesión más extensa en México

Con respecto al punto anterior, lo que pocos consideran es el largo camino que necesita recorrer una persona para convertirse en un profesional de la salud. Tan sólo en México se requieren al menos siete años de estudio en la facultad. De igual forma es una carrera que necesita una fuerte inversión económica para la compra de libros, uniformes y material.

Por eso, cuando un estudiante de Medicina egresa de la facultad, su máxima aspiración es obtener un empleo con un salario digno. Aunque algunos lo pueden lograr al instante o mediante el transcurso de los años, no todos tienen la misma fortuna.

Además no sólo se trata del precio en los consultorios anexos a farmacias sino también las condiciones que se ofrecen a todos los médicos. Por el simple hecho de ofrecer una atención a un precio tan bajo, los galenos reciben salarios bajos y sin prestaciones.

Al final se genera un círculo vicioso que impacta por completo en todos los médicos. A decir de algunos galenos, los consultorios económicos son los grandes responsables del actual abaratamiento de la profesión. Se dice que al aceptar este tipo de ofertas laborales se perjudica a todo el gremio.

¿Y tú qué opinas de los consultorios anexos a farmacias?