El día de ayer te informamos acerca del registro que hizo el gobierno de Rusia con su vacuna Sputnik V. El anuncio ha tenido una fuerte repercusión porque es el primer proyecto de su tipo para combatir la Covid-19 en todo el mundo. Aunque al mismo tiempo ha generado fuertes dudas porque el país euroasiático no ha seguido los protocolos de seguridad para conseguir su objetivo. Por lo mismo, algunos dudan de la efectividad de la inmunización y piensan que es riesgoso aplicarla.

Por su parte, el ministro ruso de Salud, Mikhail Murashko, rechazó todo tipo de críticas y aseguró que la vacuna es segura y no genera efectos secundarios graves. Pero además informó que los médicos del país serán los primeros en ser inoculados. Con esto se le ofrecerá protección al personal que se encuentra en la primera línea de batalla y ha arriesgado su vida.

Parece que nuestros colegas extranjeros están percibiendo las ventajas competitivas específicas de la droga rusa y están tratando de hacer comentarios que en nuestra opinión son completamente infundados.

En ese sentido, el funcionario adelantó que durante la primera semana de septiembre se tendrán listas las vacunas que serán aplicadas a los galenos. Además adelantó que se planean producir al menos cinco millones de dosis antes de que concluya el año. El plan no sólo es ofrecer protección a la población rusa sino venderla a otras naciones.

Proyecto que genera dudas en la comunidad internacional

Por su parte, se debe recordar que este proyecto fue llevado a cabo por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya. Las dudas con respecto a su seguridad y efectividad radican en que no se siguieron los estándares internacionales que se exigen.

Hasta el momento la vacuna aún no ha completado sus pruebas finales y por lo mismo no se puede asegurar que realmente funcione. Con base en los especialistas, apenas el 10 por ciento de los ensayos clínicos de su tipo tienen éxito.

Por lo mencionado, algunos científicos temen que Rusia esté anteponiendo el prestigio nacional a la seguridad. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que se debe tomar con cautela este proyecto de vacuna. Aunque es muy prometedor, no se deben acelerar los procesos porque puede ser contraproducente.

Rusia quiere mostrar su superioridad al resto del mundo

De igual forma, desde el nombre de la inmunización pareciera que el gobierno de Rusia intenta mostrar su superioridad al resto del mundo. El Sputnik 1 fue el primer satélite artificial de la historia y fue puesto en órbita el 4 de octubre de 1957 por la entonces Unión Soviética. En su momento fue considerado como un triunfo sobe Estados Unidos en la guerra espacial. Ahora parece que quiere repetir la misma hazaña en esta batalla farmacéutica.

Y si estuviera dentro de tus posibilidades, ¿tú como médico dejarías que te aplicaran esta vacuna rusa?