De manera tradicional se piensa que el campo laboral de los médicos se limita a la atención de pacientes dentro del consultorio. Aunque es una opción, no es la única porque pueden desenvolverse en otras áreas. También pueden ser profesores en universidades, investigadores, participar en organizaciones no gubernamentales e inclusive incursionar en la política.

Aunque para algunos la política y la salud pueden parecer caminos separados, en realidad no lo son del todo. No es extraño que cada vez más médicos se incorporen a distintos cargos políticos con la intensión de promover iniciativas que beneficien al campo sanitario.

Personas ajenas a la salud representan a los médicos

Lo normal puede ser formar parte de algún cargo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o la Secretaría de Salud (SSa). Pero también existen otras opciones como diputado, senador o aspirar a cargos de mayor jerarquía.

Pero ahora lo más importante es si los puestos políticos relacionados con la salud deberían ser ocupados por médicos de profesión. En el caso del IMSS e ISSSTE, los dos máximos representantes de la salud pública en el país, ha ocurrido un fenómeno controvertido.

En la actualidad ambas instituciones que representan al personal médico son encabezadas por personas que no estudiaron Medicina. En el caso el IMSS su director es Zoé Robledo Aburto, quien estudió la Licenciatura en Ciencia Política por el ITAM.

En el caso del ISSSTE, su director es Luis Antonio Ramírez Pineda, quien cursó la Licenciatura en Economía en el ITAM.

Y cuando se analiza el pasado del IMSS e ISSSTE, prácticamente nunca han tenido como directores a médicos de profesión.

Ahora bien, apenas este año el Seguro Social instauró que sus 35 delegados a nivel estatal sean médicos o enfermeras. Se trata de un avance si se considera que son quienes mejor conocen las carencias y situación actual dentro de los hospitales.

Exigen a médicos en cargos políticos

La discusión se avivó hace unos días después del fallecimiento del Dr. Jesús Enrique Grajeda Herrera, quien era el titular de la Secretaría de Salud de Chihuahua. Se esperaba que en su reemplazo se colocara a algunos de sus colegas pero no fue así. El gobernador de la entidad prefirió designar a Eduardo Fernández Herrera, quien es egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en la Licenciatura en Economía.

De inmediato varios médicos de Chihuahua han mostrado su desaprobación por considerar que un médico debería ocupar un cargo de este tipo.

Por otra parte, también se debe reconocer que estudiar Medicina tampoco es garantía se saber gobernar. Se requieren de más características y cualidades para poder desempeñarse de manera profesional fuera de los hospitales.

¿Y tú como profesional de la salud qué opinas al respecto? ¿Crees que deberían existir más médicos en cargos políticos?