Aunque la pandemia por Covid-19 está lejos de concluir o al menos ser controlada en países como México, ya ha causado severos daños. Inclusive algunas naciones que ya habían logrado cierta estabilidad como Australia, Corea del Sur y China han registrado rebrotes. El acelerar la reapertura de actividades o no hacer una correcta revisión de los turistas ha derivado en una situación que parece no tener final.

Aunque los fallecimientos son lo más preocupante y lo que más provoca tristeza, en realidad existen más consecuencias. Una de ellas tiene relación con el factor económico y todo lo que eso implica. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) asegura que más de un millón de empleos formales se han perdido en nuestro país desde el inicio de la pandemia.

Contratación histórica de médicos

A su vez, el único sector en el que no han existido despidos masivos sino todo lo contrario es el de la salud. Con base en lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante la emergencia sanitaria se ha contratado a 46 mil 029 trabajadores de la salud. De ellos, 3 mil 936 son especialistas; 7 mil 819 médicos generales; mil 435 enfermeras especialistas; 19 mil 350 enfermeras generales; y 13 mil 489 son de otras áreas de la salud.

Al revisar las cifras se trata de un hecho histórico porque nunca antes se había contratado a tantos médicos en un período tan corto de tiempo. Hasta este punto es que se puede afirmar que es el gremio que se ha visto más beneficiado por la pandemia. De manera recurrente son publicadas convocatorias para contratar a personas de diversas áreas de la salud. Aunque por desgracia no todo ha sido favorable.

Perder la vida por cuidar la de los pacientes

Ahora se debe analizar lo que ha ocurrido con el personal médico de nuestro país. Su trabajo siempre ha sido complicado por las múltiples carencias que existen, en especial en el sector público. Aunque a lo largo de los últimos meses se ha vuelto todavía más difícil y ya existen cientos de víctimas mortales.

Por distintos motivos como la falta de equipos de protección o el déficit de personal, ya se han reportado contagios y fallecimientos de médicos a causa de Covid-19.

De hecho, a la fecha México tiene la tasa de mortalidad por Covid-19 en médicos más alta del mundo. Se estima que al menos el 2.6 por ciento de los decesos registrados corresponde a profesionales de la salud. Ningún otro país tiene una cifra similar. Para tener una idea, el índice de fallecimientos duplica al de Brasil y quintuplica al de China.

Es por lo anterior que se puede concluir que a pesar de la apertura de fuentes de trabajo para los médicos en México, no todo ha sido favorable. Ahora más que nunca se ha convertido en una profesión de alto riesgo. Resulta lamentable que los encargados de atender a los pacientes hoy son los que más peligro corren e inclusive han tenido que exponer su vida por los demás.