Gracias a las constantes investigaciones se han identificado múltiples síntomas y secuelas provocadas por la Covid-19. Aunque desde un inicio ha sido claro que el mayor daño provocado por la enfermedad se presenta en los pulmones. Por eso inclusive quienes logran recuperarse sufren un deterioro en su calidad de vida. Al ser un problema tan nuevo se desconoce la duración de los efectos adversos aunque se teme que puedan ser de por vida.

A partir de lo anterior, en nuestro país se dio a conocer el caso de un hombre de 55 años de edad. En junio pasado se infectó de Covid-19 y eso lo llevó a requerir de ventilación mecánica ante la incapacidad de sus pulmones de oxigenar la sangre. En esas condiciones fue evaluado por un equipo de especialistas del Hospital Alta Especialidad “Christus Muguerza” en Nuevo León para determinar si era un candidato viable a un trasplante pulmonar. Para ello, se realizaron diversos estudios que mostraron al resto de los órganos en óptimas condiciones y un estado general apropiado para proceder con la intervención.

Compleja operación para salvar vida de paciente

Durante los 52 días que el paciente permaneció a la espera de la donación y, eventualmente, del trasplante bipulmonar, estuvo conectado a ECMO (oxigenación con membrana extracorpórea). Esta terapia desempeñó una función clave porque con ella se logró extender la ventana de oportunidad del paciente para encontrar órganos compatibles.

Por su parte, el Dr. Uriel Chavarria, coordinador médico del Programa de Trasplante Pulmonar del nosocomio, indicó que el lapso en el que un paciente permanece intubado o con ventilación mecánica depende de qué tan severa es la enfermedad. Lo habitual es que un paciente permanezca intubado de 15 días a un mes y que se presenten algunas secuelas, de las cuales se sigue aprendiendo y estudiando.

Es muy importante establecer que los casos que se han reportado de trasplante pulmonar en esta enfermedad son casos de daño post COVID, es decir, pacientes que tuvieron infección aguda y que sus pulmones tuvieron tanta destrucción que simplemente quedaron sin función. No es un tratamiento para una enfermedad aguda de COVID.

Finalmente, el pasado 31 de agosto en la institución se llevó a cabo el trasplante bipulmonar. El procedimiento quirúrgico tuvo una duración de siete horas y fue liderado por el Dr. Manuel Wong Jaén, coordinador quirúrgico del programa de trasplante pulmonar del hospital.

También participó un equipo multidisciplinario integrado por más de 15 personas entre cirujanos cardiotorácicos, anestesiólogos, perfusionistas, personal de enfermería, rehabilitadores físicos, terapeutas respiratorios y neumólogos, nefrólogos e infectólogos que comprenden el Programa de Trasplante Pulmonar de Christus Muguerza, actualmente, el único de este tipo activo en México.

La evolución del paciente ha sido favorable y los pulmones trasplantados se desempeñaron correctamente desde los primeros momentos posteriores a la cirugía. Hoy, el paciente está consciente y en plena recuperación, por lo que se considera un caso exitoso.

Médicos mexicanos hacen historia

Algo muy importante a destacar es que se trata de la séptima ocasión en el mundo en que se realiza un trasplante bipulmonar a un paciente Covid-19. Aunque es la primera vez que se hace en América Latina. Todo ha sido gracias a los conocimientos y capacidades de todos los trabajadores de la salud que participaron en esta compleja operación.

Como en otros casos de trasplantes, el paciente deberá tomar medicamentos inmunosupresores para evitar el rechazo del órgano, así como extremar las medidas de precaución para evitar cualquier tipo de infección.