Médicos mexicanos se niegan a practicar un aborto a víctima de violación

Una menor de edad fue violada y resultó embarazada en Aguascalientes; sin embargo, los médicos de la entidad se niegan a practicarle un aborto.

0
174

Como profesional de la salud sabes que un tema delicado que genera opiniones divididas es el aborto. Existen tanto quienes apoyan la práctica como quienes se oponen de forma rotunda. Ahora la situación se ha complicado en Aguascalientes a raíz de la denuncia presentada por la víctima de una violación que resultó embarazada.

La familia de la menor de edad interpuso una denuncia por los hechos ocurridos y solicitó que se le realizara un aborto. Por su parte, diversos médicos de la entidad se han negado con el argumento de objeción de conciencia.

Víctima gana amparo para poder abortar

A su vez, el Juzgado Primero de Distrito de Aguascalientes se pronunció en favor de la víctima. Lo que dictaminó es que que la Norma Oficial Mexicana NOM-046-SSA2-2005 Relativa a la Violencia Intrafamiliar, Sexual y Contra las Mujeres regula la interrupción del embarazo cuando se trata de una violación.

Ante la negativa de los médicos locales, le ordenó a la Secretaría de Salud (SSa) conseguir profesionales de otras partes del país. También se establece que la suspensión del embarazo debe realizarse de forma inmediata y en un plazo no mayor de 10 días.

En los resolutivos se expone que la demora injustificada para practicar tal procedimiento a la menor vulnera su derecho a la salud, es discriminatorio y puede constituir actos de tortura y malos tratos.

Si bien, existen diversos puntos de vista en torno al aborto, en casos como el sucedido en Aguascalientes parece que se criminaliza a la víctima en lugar de protegerla. Se trata de un caso de violación y tanto la agredida como su familia están de acuerdo en la interrupción del embarazo. Ahora lo único que piden es que el procedimiento sea realizado por profesionales y de una manera segura.

¿Y tú como profesional de la salud qué opinas acerca de este caso?

Taboola