Médicos sin protección

En su columna para Saludiario, Jorge Arturo Castillo analiza los riesgos a los que se enfrentan los médicos que trabajan en consultorios anexos a farmacias.

121

Esta pandemia de Covid-19 ha puesto en evidencia muchas carencias de nuestro sistema de salud, pero también de todo el ecosistema que lo rodea. Un ejemplo son los consultorios adjuntos a las farmacias, los cuales han proliferado en nuestro país desde hace dos décadas, sobre todo a partir de la llegada al poder de los gobiernos panistas, los cuales dejaron de invertir en salud y trasladaron parte de su responsabilidad al sector privado.

Dichos consultorios adjuntos a la farmacia hoy están en la primera línea de batalla contra el coronavirus, pero esta lucha ya ha dejado víctimas. A pesar de que Fundación Best se defiende diciendo que ha tomado medidas sanitarias para proteger a sus médicos, la verdad es que hasta la semana pasada la pandemia ya había cobrado la vida de cuando menos una decena de médicos que daban servicio en los consultorios adyacentes a las Farmacias de Similares. Estos médicos a decir de un estudio de la UAM Iztapalapa, no goza de prestaciones sociales, ni de seguridad social.
Ante ello, nos reportan, algunos médicos de esta cadena de farmacias han dejado de asistir a su consulta por miedo al contagio, por eso hemos visto algunos consultorios abiertos y otros cerrados de forma permanente, al menos hasta que pase la pandemia de Covid-19.

Esta comunidad de médicos, que cobran a solo 40 pesos su consulta, no cuentan con seguridad social y no ostentan ningún servicio de salud, ni salario fijo, además, lejos están de tener el apoyo por parte de los dueños de la cadena de farmacias. Por si fuera poco, ellos deben pagar por sus insumos, el equipo médico con el que revisan a los pacientes y su equipo de protección personal, que ha aumentado ahora con el tema de la pandemia.

Si llegaran a enfermar, como ha sucedido trágicamente, no tienen seguridad social para ser
atendidos y, si llegaran a fallecer, como también ya ha pasado, no cuentan con ningún respaldo económico ni legal de las farmacias en las que trabajan, ni siquiera los 50 mil pesos que ofreció el gobierno federal como compensación a las familias de los médicos del sector salud que llegaran a fallecer durante esta pandemia.

A pesar de todo lo anterior, quienes siguen al frente de su consultorio adjunto a la farmacia expresan que lo siguen haciendo “porque es su deber”, como indica el juramento hipocrático. Estos médicos han denunciado por varios medios, como redes sociales, las situaciones que los han llevado a bajar las cortinas y ausentarse de su consulta, como son los decesos de sus colegas, además de las evidentes malas condiciones laborales y el miedo a contraer el número, y por supuesto, contagiar a sus propias familias.

Los médicos fallecidos son de distintas edades y sexo, algunos jóvenes y sin comorbilidades aparentes, unos residían en la zona metropolitana de la Ciudad de México, pero también del interior del país, como un médico de Chihuahua, cuyo fallecimiento fue cubierto a plenitud por la prensa local.

Como decíamos antes, el número de decesos de médicos adjuntos a estas farmacias de cadena han trascendido por coberturas locales, o bien, por redes sociales y por reportes de la Secretaría de Salud (SSA), pero hasta el momento Fundación Best no ha dado la cara ante tal situación.

El contexto de estos consultorios es el siguiente: a decir de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), los consultorios anexos a la farmacia atendían cada mes, en 2018, a 10.6 millones de personas, superando incluso al número de pacientes que acuden al sistema de salud, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Hoy en día existen más de 6,000 sucursales de Farmacias Similares establecidas a lo largo y ancho de la República Mexicana, además de América Central y América del Sur. Sin embargo, los consultorios anexos a la farmacia también crecieron con otras cadenas, como Farmacias del Ahorro, Farmacias San Pablo, Farmacias Benavides, Farmacias Guadalajara, Medimart y otras más.
Según reportes de la Cofepris, para 2018 ya eran más de 13 mil consultorios anexos a las farmacias diseminados por todo el territorio nacional.

Estos médicos, de consultorios adjuntos a las farmacias, demandan atención urgente de parte de sus respectivas cadenas, pero también de las autoridades sanitarias, quienes prometieron capacitarlos ante la actual pandemia, pero los galenos nos refieren que se quedaron esperando el apoyo. Urge atender este tema.

Una radiografía de Farmacias Similares

  • Número total de empleados en el país: 50 mil (15 mil directos, 35 mil indirectos).
  • Número total de empleados directos a escala internacional: 1,100.
  • Número de sucursales: 6,300 (México); 90 (Guatemala) y 280 (Chile).
  • Número de consultorios en el país: 6,200.
  • Número de franquicias en México: 4,855.
  • Número de consultas al mes: más de ocho millones de consultas.

Estetoscopio

Hace poco asistimos a un Webinar enfocado a los médicos y su consulta a distancia durante y post Covid-19, en el cual se les comentó a los asistentes que el paciente paga por su consejo y tiempo, no tanto por sus instalaciones, así que por ningún motivo deberían cobrar menos por su consulta.
Antes bien, deben confirmar el pago de su consulta mediante plataformas seguras de pago. Sin embargo, dada la crisis económica que empezamos a vivir en el país, considero que sí deberían considerar hacer una reducción en la consulta a distancia.

Jorge Arturo Castillo es licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de Comunicación CM, desde donde edita medios especializados en las industrias farmacéutica, salud, energía y tecnología. Hoy en día dirige Mundo Farma y es profesor de diversas materias de periodismo de la carrera de CC en la UNAM desde hace más de 28 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos y colaborado en los principales medios de comunicación en México.

Licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de comunicación en CM, desde donde edita en medios especializados sobre industrias como farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de periodismo de la carrera de CC en la UNAM, desde hace más de 27 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos en los principales medios de comunicación en México, así como algunos internacionales.