Mejoran control de diabetes en hospital con un páncreas artificial

352

En Reino Unido, un sistema de administración automática de insulina mostró eficacia en pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2.

El llamado páncreas artificial se encarga de vigilar los niveles de azúcar en sangre y, en respuesta, aumenta o disminuye el suministro de insulina como lo haría un páncreas sano.

Este sistema de administración de insulina en bucle cerrado elimina la necesidad de las inyecciones continuas de la hormona al permitir un suministro más sensible para lograr mejor resultados en el control del padecimiento, explicó Roman Hovorka, investigador del Laboratorio de Investigación Metabólica de la Universidad de Cambridge y autor principal del reporte de investigación publicado en The Lancet Diabetes and Endocrinology.

El dispositivo que había sido probado previamente en pacientes con diabetes tipo 1 fue usado en un ensayo con 40 indiviudos con diabetes tipo 2 que recibían terapia de insulina en salas en el Hospital Addenbrooke de Cambridge.

La mitad de los participantes recibió suministro de insulina en bucle cerrado y la otra mitad inyecciones convencionales de la hormona durante tres días.

Los resultados mostraron que el páncreas artificial permitió que los usuarios se mantuvieran con adecuados niveles de azúcar en el 60 por ciento del periodo del estudio, en comparación con un 38 por ciento del tiempo que permanecieron estables los sujetos del grupo de control:

Actualmente utilizamos el sistema de bucle cerrado en personas con diabetes tipo 2 permaneciendo en el hospital.

Aunque esta tecnología ha ofrecido buenos resultados, su principal inconveniente consiste en el costo, además, requiere que los pacientes la usen todo el día, pues funciona con un sensor de glucosa insertado en la piel, el cual hace las lecturas de glucosa cada 1 a 10 minutos para determinar la cantidad de insulina a administrar.

Los avances de este dispositivo fueron presentados en el artículo “Closed-loop insulin delivery in inpatients with type 2 diabetes: a randomised, parallel-group trial”.

Imagen: Bigstock