Mexicanos desarrollan guante que mide signos vitales

360

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en México, pues representan una de cada tres defunciones.

Con la finalidad de ofrecer una mejor calidad de vida a pacientes con padecimientos cardiacos, estudiantes de ingeniería biomédica el Tec de Monterrey, campus Guadalajara, se encuentran desarrollando un guante que ayudaría a medir los signos vitales en tiempo real.

El dispositivo llamado ECGlove tiene como objetivo medir la frecuencia cardiaca del corazón con ayuda de sensores que se encuentran colocados en los dedos del guante. “Estos sensores arrojan resultados en una pantalla, así los paramédicos podrán saber los datos precisos y perfeccionar el tiempo de atención”, dijo Alan Fridman Landeros, uno de los jóvenes emprendedores.

Cuando los paramédicos atienden una llamada de emergencia los paramédicos llegan al lugar y miden el pulso cardiaco colocando los dedos en la arteria carótida del cuello. Dependiendo de los resultados, estos profesionales usan un monitor de signos vitales para saber si el paciente sigue con vida. El problema es que el 20 por ciento de las atenciones requieren un monitor y no todas las ambulancias cuentan con este equipo”, explicó el estudiante.

Fridman Landeros señaló que con el guante, que actualmente se encuentra en etapa de prototipo, los paramédicos podrán medir los latidos del corazón. Destacó que por medio de vibraciones será posible determinar si la actividad eléctrica del paciente es estable o asistólica.

Sobre el funcionamiento del guante, el estudiante explicó que el paramédico podrá conocer el resultado de los signos vitales por medio de dos formas: el primero es una señal auditiva donde una alarma suena cada vez que el corazón se contrae; la segunda opción es a través de una pantalla colocada en la muñeca donde se puede observar la frecuencia cardiaca del paciente.

Uno de los objetivos de este dispositivo es ayudar a resolver un problema de salud pública, además, queremos que la tarea de los paramédicos sea un poco más fácil. Ahora el siguiente paso es introducir ECGlove al sector salud y hacer que el guante sea parte del botiquín de primeros auxilios de las familias y en los centros de trabajo”, comentó Alan Fridman Landeros.