A propósito de que ayer 28 de julio se conmemoró el Día Mundial contra la Hepatitis, el Gobierno de México presentó el Programa Nacional de Eliminación de la Hepatitis C. Su objetivo es prevenir nuevas infecciones, reducir la carga de la enfermedad y mortalidad por VHC y las enfermedades asociadas, con un modelo centrado en las personas y sus comunidades. Con esto, nuestro país se posiciona como el primero en el continente americano en presentar una iniciativa de este tipo.

En primera instancia se debe recordar que en México las enfermedades del hígado son la cuarta causa de muerte. De ellas, el 98 por ciento están asociadas con cirrosis y cáncer de hígado.

Hepatitis C en México

A su vez, se estima que alrededor de 600 mil personas en México viven con infección por el Virus de la Hepatitis C (VHC). De ellas, poco menos del 25 por ciento conoce su diagnóstico y apenas uno por ciento de ellas recibe tratamiento.

Lo anterior cobra relevancia debido a que la infección por VHC rara vez se asocia con manifestaciones clínicas iniciales. Mientras que en más del 70 por ciento de los casos puede producir una infección crónica y complicaciones como las mencionadas cirrosis y cáncer de hígado.

Derivado del compromiso internacional para la prevención y control de las hepatitis virales, resulta crucial asegurar el acceso universal a pruebas de detección y tratamientos, con el objetivo de reducir la incidencia de nuevos casos en 90 por ciento y la mortalidad en un 65 por ciento para el año 2030.

De esta forma, el programa presentado aborda los siguientes aspectos:

  • Crear conciencia entre la población general y los profesionales de la salud sobre las hepatitis virales, medidas de prevención y control.
  • Acceso a pruebas de detección y diagnóstico confirmatorio, así como exámenes de laboratorio de las personas detectadas.
  • Esquemas de tratamiento de vanguardia, con medicamentos de acción directa que ofrecen curación de la infección por VHC en más de 95 por ciento de los casos con tratamientos de entre 8 y 12 semanas, con un enfoque de atención primaria a la salud.
  • Medicamento de rescate en caso de falla del primer esquema de tratamiento.
  • Pruebas para corroborar la eliminación del VHC.

Adicionalmente, por primera vez se cuenta con una plataforma de registro centrada en las personas para el Programa Nacional de Eliminación de la Hepatitis C, que permite dar un seguimiento integral a las personas, desde su tamizaje hasta su curación, sin importar si tiene o no seguridad social. Lo anterior facilita la vinculación a la atención y el seguimiento de cada persona.

Con estas acciones, México se pone en marcha para cumplir la meta de eliminar la hepatitis C como problema de salud pública en México para 2030.