Desde el 24 de diciembre comenzó la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 en nuestro país. Hasta el momento se ha aplicado a más de 45 mil personas y como lo marca la estrategia nacional, en esta primera etapa todas las dosis son para trabajadores de la salud que atienden a pacientes infectados. Por su parte, aunque la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha aprobado la de Pfizer y la de AstraZeneca, hasta el momento la única disponible es la primera.

Por su parte, la mayoría de personas que la han recibido no han mostrado molestias mayores. Las principales consecuencias inmediatas son cefalea, fiebre y dolores en el cuerpo. Aunque todas desaparecen en un lapso no mayor a 24 horas.

Ahora bien, en el pasado ya te informamos el caso de la Dra. Karla Cecilia Pérez Osorio, quien es médica internista en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 7 en Monclova, Coahuila. Ella se convirtió en la primera en sufrir de efectos adversos graves inmediatamente después de recibir la inmunización. El diagnóstico final del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue encefalomielitis provocada por el antecedente de alergia al Trimetroprim con sulfametoxazol. Por lo pronto continúa internada con pequeñas mejorías.

Otro hecho similar en México

En cambio, ahora se ha reportado el segundo caso en México de una reacción adversa grave asociada con la vacuna de Pfizer. El evento ocurrió en Coahuila y la afectada es la enfermera Aracely Paloma, quien también labora en el HGZ No. 7 de Monclova. La joven de 33 años acudió a recibir la inmunización debido a que se encuentra en la primera línea de batalla.

Fue pocos minutos después de la inyección que la enfermera presentó molestias como adormecimiento de extremidades inferiores. En primera instancia Aracely fue trasladada a su propio hospital para ser atendida. Debido a que los malestares aumentaron en intensidad y aparecieron otros como erupción cutánea, crisis convulsivas y dificultad para respirar se decidió enviarla a un hospital de tercer nivel en Monterrey para ser atendida por especialistas.

Por lo pronto, se reporta como estable pero va a continuar internada para analizar su evolución. Aunque las autoridades del IMSS señalan que no tuvo afectaciones tan severas como las ocurridas en el primer caso.

Ahora bien, lo que se investiga en estos momentos es el origen de estas reacciones adversas graves. Se sospecha que al igual que en el primero, todo fue ocasionado por una alergia previa a medicamentos. De igual forma, a decir de las autoridades nacionales, sólo se han presentado dos casos de gran magnitud después de aplicar más de 45 mil vacunas.