Patrocinado por RB MJN

 

 

 

El consultorio médico es mucho más que tu espacio de trabajo. En ocasiones es el lugar en el que pasas más tiempo y donde estableces la relación con tus pacientes. Hacerlo agradable no sólo es benéfico para ti sino para todos los colaboradores y visitantes. Aunque más allá de que sea funcional también debes de pensar en la seguridad e higiene. Siempre ha sido un tema importante pero hoy ha adquirido una mayor importancia.

En primer lugar se encuentran los requisitos legales. Para que cualquier consultorio pueda operar requiere la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Y para que eso ocurra debes de tomar en cuenta la Ley General de Salud y la Norma Oficial Mexicana (NOM) 197-SSA1-2000 que se refieren a los requisitos mínimos de infraestructura y equipamiento de hospitales y consultorios de atención médica.

Consultorios en la Nueva Normalidad

Pero ahora también se debe de considerar el contexto actual. La llamada Nueva Normalidad implica hacer más modificaciones para reducir la probabilidad de contagios dentro del consultorio. Algunas resultan obvias y no implican mayor problema como la colocación de un tapete desinfectante en la entrada. Aunque también existen otras que van a derivar en un cambio en la infraestructura.

Lo primero tiene relación con la colocación de un dispensador de gel desinfectante a un lado de la entrada principal. La idea resulta mejor que colocar un frasco en la sala de espera porque así desde el ingreso de los pacientes se les ofrecerá protección. Además también ayuda a que cada persona haga un uso adecuado y se obtenga una mejor racionalización.

Por otra parte, las investigaciones más recientes han mostrado que el virus causante de la Covid-19 es capaz de sobrevivir en el aire y provocar contagios. Inclusive la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya realizó una actualización en su guía médica.

Purificación del aire en el consultorio

Como parte de las recomendaciones del organismo para espacios cerrados como los consultorios médicos se encuentra la circulación continua de aire. Con esto en mente, lo ideal es tener aire acondicionado tanto en la sala de espera como en el consultorio.

Ahora bien, otra alternativa económica es contar con un purificador de aire. De esta manera vas a generar un ambiente más seguro. Lo que debes de evitar en lo posible es instalar un ventilador convencional porque al aventar aire también transporta microorganismos que pueden ser dañinos.

Cambio en la llave de agua del baño

Donde debe de existir un mayor cambio es en el baño del consultorio. Lo primero y más obvio es desinfectarlo de manera constante y mantenerlo en óptimas condiciones a lo largo del día. No sólo se trata del aspecto de la higiene sino que también vas a proyectar una imagen adecuada a los pacientes.

En ese sentido, un inconveniente que tienen la mayoría de los baños es la llave para que salga el agua. Al tocarla después del lavado de manos se pierde el sentido de la acción porque existe un nuevo riesgo de infección.

Como solución a lo mencionado puedes optar por una instalación para que se active la llave con los pies. De esta forma se garantiza que no exista contacto con las manos después del lavado.

Finalmente se encuentran las recomendaciones básicas que no requieren un cambio en el inmobiliario. Tanto tú como tus colaboradores deben de utilizar cubrebocas en todo momento y desinfectar el escritorio después de atender a cada paciente. Todas son medidas que deben permanecer durante tiempo indeterminado para crear ambientes seguros para todos.

  • Material dirigido solo a profesionales de la salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.