Muerte en consultorio de la Universidad La Salle no fue ocasionado por negligencia médica

513

El pasado lunes 21 de agosto un joven de 18 años acudió a una clínica de la Facultad de Odontología de la Universidad de La Salle Bajío, en Guanajuato, para someterse a una intervención maxilofacial. De acuerdo con algunos reportes de medios locales, el paciente de nombre Victor Uriel era atendido en la facultad desde hace poco más de un mes y para esa ocasión, sería atendido por maestros especialistas de la Facultad debido a que dicha persona padecía síndrome de Netherton

A través de un comunicado, la Universidad de La Salle detalló que fue al momento de recibir la anestesia que el organismo de Victor Uriel presentó síntomas de rechazo ocasionándole un paro cardiorrespiratorio, por lo que de inmediato precedieron a realizar los protocolos de reanimación, sin embargo, el paciente falleció.

Colegio de Médicos no encontró negligencia

Después de darse a conocer el caso, el Colegio de Médicos en León, Guanajuato, intervino para investigar la causa del fallecimiento del joven Victor Uriel. Posteriormente, el presidente del citado colegio, Sergio Hernández, informó que los médicos que atendieron la cirugía no fueron responsables de la situación en la que el paciente perdió la vida.

Estos casos ocurren de manera extraordinaria en el ámbito médico. De hecho es muy raro que esta situación llegue a pasar y cuando ocurre, casi siempre es porque el paciente no conoce su condición de salud, como por ejemplo, el no saber  a qué medicamentos son alérgicos. En el caso del joven que falleció en la Facultad de Odontología, pudo haber ocurrido por su condición de salud. A pesar del buen actuar del personal médico que intervino, es recomendable que realicen pruebas antes de entrar a cualquier tipo de cirugías con dosis muy pequeñas del medicamento que se va a suministrar para verificar alguna reacción con el paciente.

El experto reiteró que no se trata de buscar culpables ya que no fue responsabilidad de los médicos ni del paciente al no saber que era alérgico a la anestesia que lamentablemente causó su fallecimiento.