Después de un inicio de año tormentoso de manera paulatina ha llegado una cierta calma. Con base en la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha alcanzado el nivel de contagios y decesos por Covid-19 más bajo de los últimos meses. Gran parte de esta situación sería gracias a la vacuna que cada vez ha sido recibida por más personas. Aunque todavía falta mucho por realizar ya se aprecian los primeros cambios rumbo al retorno de la normalidad.

En ese sentido, con base en la organización Our World in Data, a nivel mundial se han administrado poco más de 174.9 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19. Esa cifra equivale a 2.3 dosis por cada 100 personas. Pese a ser un buen avance, también se debe mencionar el desequilibrio con respecto a la distribución de los insumos. Actualmente existen más de 100 naciones en donde no se ha aplicado al menos una inyección.

La vacuna contra la Covid-19 que más personas han recibido

Por su parte, el biológico de Pfizer se ha convertido en el más popular para combatir la Covid-19. A la fecha ha sido aprobado en 61 naciones para su uso de emergencia. Con esto se posiciona como la vacuna que han recibido más personas en el mundo. Aunque en la inmensa mayoría no se han reportado molestias graves, también hay algunas situaciones excepcionales que han ocurrido y no se pueden ignorar.

GRÁFICA: Las vacunas contra la Covid-19 más utilizadas en el mundo

El caso más reciente ocurrió el pasado 12 de febrero como lo reporta Proceso cuando una mujer de 78 años con residencia en California acudió a un centro de vacunación para recibir la inmunización. En su caso se le administró el insumo desarrollado por Pfizer y BioNTech.

Como lo marca el protocolo, después de la inoculación pasó a un área de observación en donde se debe permanecer por 30 minutos por si se presenta alguna molestia o inconformidad. Fue durante ese período que la adulta mayor presentó un dolor general en el cuerpo. Al instante fue revisada por el personal médico del lugar y de manera intempestiva perdió el conocimiento y cayó al suelo.

Los profesionales de la salud a su alrededor le aplicaron técnicas de reanimación cardiopulmonar pero fueron insuficientes porque la mujer falleció al instante.

La verdadera causa del deceso

La situación ha llamado la atención en todo el mundo por la forma en que ocurrió y aunque en primera instancia se pensó que la vacuna podría haber sido la responsable, en realidad no fue así. La propia familia de la víctima señala que ya sufría de padecimientos cardíacos.

De igual forma, quienes auxiliaron a la estadounidense señalan que en ningún momento mostró síntomas de una reacción adversa a la vacuna. Lo ocurrido se encuentra en investigación pero la hipótesis más clara es que se trató de un paro cardíaco fulminante que no tiene asociación con la inmunización.

Por su parte, el propio esposo de la ahora fallecida declaró que pese a lo ocurrido tiene la intensión de regresar al mismo centro de vacunación para recibir la segunda dosis cuando le corresponda. Mientras que la farmacéutica se mostró abierta a cooperar en las investigaciones para determinar con certeza la causa del hecho.