Mujer tratada con éxito por depresión con implante cerebral eléctrico

Una mujer con depresión severa ha sido tratada con éxito con un implante cerebral eléctrico experimental en un avance "asombroso". El cual, ofrece esperanza a quienes padecen una enfermedad mental intratable.

Una mujer con depresión severa ha sido tratada con éxito con un implante cerebral eléctrico experimental en un avance “asombroso”. El cual, ofrece esperanza a quienes padecen una enfermedad mental intratable.

El implante cerebral eléctrico experimental funciona detectando patrones de actividad cerebral

El dispositivo o implante cerebral eléctrico, funciona detectando patrones de actividad cerebral relacionados con la depresión. Los cuales son interrumpidos automáticamente mediante pequeños pulsos de estimulación eléctrica que se entregan en el interior del cerebro.

La paciente de 36 años, Sarah, dijo que la terapia la había devuelto a “una vida que vale la pena vivir”. Lo que le permitió reír espontáneamente por primera vez en cinco años.

La terapia se ha probado en un solo paciente, y solo sería adecuada para aquellos con una enfermedad grave

Aunque la terapia se ha probado en un solo paciente, y solo sería adecuada para aquellos con una enfermedad grave. El éxito se considera enormemente significativo. E

Es la primera demostración de que la actividad cerebral subyacente a los síntomas de la enfermedad mental se puede detectar de manera confiable. Y revela que estos circuitos cerebrales pueden volver a un estado saludable, incluso en un paciente que ha estado enfermo durante años.

“No hemos podido hacer este tipo de terapia personalizada anteriormente en psiquiatría”. Así lo dijo Katherine Scangos, profesora asistente de psiquiatría clínica en la Universidad de California, San Francisco (UCSF), quien dirigió el trabajo. “Este éxito en sí mismo es un avance increíble en nuestro conocimiento de la función cerebral que subyace a las enfermedades mentales”.

Esta es una demostración impresionante …

El profesor Rupert McShane, psiquiatra consultor y profesor asociado de la Universidad de Oxford, que no participó en el ensayo, dijo: “Esta es una demostración impresionante … que apunta a una forma de examinar la biología de los abruptos desplomes en la desesperación que puede ser tan grande”. destructivo.”

Entre el 10% y el 30% de las personas con depresión no responden al menos a dos tratamientos farmacológicos, lo que equivale a unos 2,7 millones de personas en el Reino Unido.

Sobre la estimulación cerebral profunda

Durante las últimas dos décadas, la estimulación cerebral profunda (DBS) se ha utilizado para tratar a decenas de miles de pacientes con enfermedad de Parkinson y epilepsia. Sin embargo, varios ensayos para la depresión terminaron en desilusión. Un desafío importante es que el cerebro no parece tener una sola “área de depresión”; varias áreas interconectadas pueden estar en juego y estas pueden diferir entre las personas.

“Estamos empezando a reconocer parte de la complejidad involucrada en cómo se regula el estado de ánimo en el cerebro como una red”, dijo el profesor Edward Chang de la Universidad de California en San Francisco, el neurocirujano que trató a Sarah.

Un experimento de ensayo y error…

Un enfoque meticuloso y personalizado allanó el camino para el último avance. En una fase inicial que duró una semana, un implante cerebral temporal registró una amplia gama de actividad mientras Sarah registraba regularmente su estado de ánimo en una tableta. Se utilizó un algoritmo de aprendizaje automático para identificar un patrón de actividad revelador en la región de la amígdala que acompaña a los puntos más bajos de Sarah.

Mediante ensayo y error, los científicos identificaron un área cerebral estrechamente conectada, el estriado ventral. Donde una pequeña dosis de electricidad parecía tener un impacto inmediato y profundo.

Se implantó un dispositivo permanente

En una segunda ronda de cirugía mínimamente invasiva, se implantó un dispositivo permanente. Esto, con una pequeña unidad de batería incrustada en su cráneo, para detectar la actividad de la “firma de depresión” en la amígdala y proporcionar automáticamente estimulación al estriado ventral.

Esto sucede unas 300 veces al día, lo que equivale a unos 30 minutos de estimulación. El pulso eléctrico no va acompañado de ninguna sensación, dijo Sarah, aparte de una sutil sensación de alerta y positividad.

“La idea de que podemos tratar los síntomas en el momento, a medida que surgen, es una forma completamente nueva de abordar los casos de depresión más difíciles de tratar”, dijo Scangos. Ella espera que el trabajo también ayude a disolver el estigma que “proviene de la naturaleza de caja negra” de la depresión.

Sobre su costo

El dispositivo cuesta alrededor de $ 35,000 (£ 26,000) y es una versión adaptada de uno que se usa normalmente para tratar la epilepsia, llamado NeuroPace RNS System. El equipo de UCSF ya ha inscrito a dos pacientes más y espera reclutar a nueve más para evaluar si la técnica se puede aplicar más ampliamente.

Notas relacionadas:

OJO: Vacunarán contra COVID a niños con obesidad

COVID prolongado aumenta cuando el virus altera los glóbulos rojos y blancos

Variante R.1 COVID: ¿Por qué debemos estar atentos?

OMS avala cóctel de anticuerpos de Regeneron para COVID; pide bajar su precio