“Nadie se va a morir por no recibir medicinas”, asegura edil de Saltillo

273

Después de que colapsara el servicio de farmacias en los consultorios municipales de Saltillo, Coahuila, el edil Isidro López Villarreal aseguró ante medios locales que “nadie se va a morir” por no recibir las medicinas controladas.

El diario Zócalo de Saltillo ha recogido declaraciones en las que el munícipe minimiza la situación puesto que se están entregando medicamentos en una farmacia improvisada, no obstante, se excluyen medicinas controladas como antibióticos, oncológicos, antipsicóticos y antirretrovirales, entre otras.

“Está bien el servicio médico, nadie se va a morir, el abastecimiento lo tenemos mejor que en el Seguro Social. A todos los proveedores se les debe.”

Con esta breve declaración el presidente municipal de Saltillo dejó claras las dificultades que se tienen en materia sanitaria, pues la operación parcial del servicio de farmacia obedece a que se estaba teniendo problemas para pagar a Proveedora Farmacéutica Ramírez, S.A. de C. V., empresa legalmente autorizada para proveer los fármacos.

López Villarreal indicó que los medicamentos se estaban surtiendo a un precio superior al acordado, por lo que se tuvo que suspender el servicio con Proveedora Farmacéutica Ramírez pese a que tiene todos los permisos para proveer las medicinas controladas, mientras que la Comercializadora Biomédica Inmunológica (Cobisa) sólo puede surtir parcialmente las recetas por falta de autorizaciones.

Aunque en 2015 el contrato firmado con Proveedora Farmacéutica Ramírez estableció que se surtirían medicamentos por 70 millones de pesos, la Tesorería pagó apenas 45.3 millones y dejó de solicitarlos, suspendiendo con ello la entrega del 35 por ciento de los productos acordados.

Actualmente, el municipio de Saltillo se encarga de ofrecer atención para la mayoría de enfermedades y servicios en sus consultorios médicos y sólo recurre al Hospital Universitario para buscar apoyo de especialidades.

Imagen: Bigstock