El conteo más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que suman 29 millones 444 mil 198 casos confirmados y 931 mil 321 defunciones por Covid-19. Pero mientras antes el epicentro se ubicaba en América, ahora ha cambiado. En estos momentos las zonas de mayor peligro son Europa a causa de los rebrotes que se han presentado y la India que registra hasta 100 mil nuevos infectados por día.

El panorama luce caótico si se añade la cercanía de la temporada de influenza. En México en particular ya se trabaja en una estrategia para apoyar al personal médico. Debido a que ambas infecciones cuentan con síntomas similares, puede existir una confusión inicial. Como consecuencia, puede existir un tratamiento erróneo que ponga en riesgo la integridad del paciente.

Por otra parte, también se mantienen en constante desarrollo las investigaciones alrededor del mundo acerca de esta cepa de coronavirus. En el pasado ya se han dado a conocer las principales señas que desarrollan los afectados. Inclusive se publicó el orden en el que suelen aparecer los síntomas en los pacientes.

Síntoma poco frecuente pero muy peligroso

Pero ahora, un trabajo ha mostrado que existe una afectación en particular que no es frecuente pero sí puede ser mortal. De acuerdo con el Instituto de Investigación Médica de Cambridge, el uno por ciento de los pacientes Covid-19 desarrolla neumotórax.

Con base en lo expuesto, a medida que sale el aire, se acumula en el espacio existente entre el pulmón y la cavidad torácica, lo que deriva en un colapso del pulmón. Además se indica que este problema suele ser ligeramente más frecuente en hombres jóvenes y pacientes de edad avanzada con enfermedad pulmonar subyacente grave.

En ese sentido, el Dr. Stefan Marciniak, quien encabezó la investigación, añadió que esta característica inclusive ha sido detectada en pacientes de otros grupos de edad en donde no es habitual.

Los médicos deben estar alerta ante la posibilidad de la aparición de perforaciones en los pulmones de pacientes con Covid-19, incluso en aquellas personas que no se encuentran en los grupos de riesgo habituales. Muchos de los casos que hemos observado fueron diagnosticados de forma accidental, es decir, se realizó por casualidad porque el médico no sospechaba nada sobre la existencia de esta lesión.

Por su parte, al analizar a 70 pacientes en el Reino Unido se identificó que el 63 por ciento con pulmón perforado sobrevivió. Mientras que las personas menores de 70 años reportaron una tasa de supervivencia del 71 por ciento frente al 42 por ciento en aquellos pacientes por encima de los 70 años.