Niños con enfermedades crónicas reciben dosis de risas y alegría

442

Médicos dejan a un lado el estetoscopio y la lámpara de exploración para colocarse narices rojas y zapatos anchos para visitar a niños que padecen enfermedades crónicas, en el Centro Médico Nacional (CMN) 20 de Noviembre.

Esta vez el tratamiento no serán intervenciones quirúrgicas, ni sesiones de radioterapia. Ahora los médicos-payaso recetarán cosquillas, risas y juegos. 

Hablamos de médicos que a pesar de su imagen llamativa tuvieron que capacitarse en psicología y tanatología para poder interactuar con niños que padecen enfermedades crónicas.

Sonia Gutiérrez, coordinadora de pediatría del CMN dijo que el hospital es un sitio desagradable para los niños. Es por esta razón que se permitió que una vez a la semana, la zona de pediatría se convierta en un lugar donde los médicos-payaso prescriban grandes dosis de alegría y muchas risas, acciones que no sólo buscan distraer, sino también ayudar a la adherencia al tratamiento. Es una forma de hacerlos olvidar que se encuentran en un hospital, al menos por un rato.

De esta forma, los profesionales de la salud que brindan alegría a los niños del CMN juegan a A la víbora de la mar, leen cuentos y hacen caras chistosas para menguar un poco su dolor.

Al respecto, Farina Arreguín González, jefa del servicio de oncología pediátrica indicó que cerca del 50 por ciento de los pacientes, de los casi 230 nuevos casos que atienden anualmente, se presentan en etapas avanzadas de cáncer, esto en gran parte a la poca capacitación de los médicos de primer y segundo nivel.

“Realizamos un estudio retrospectivo de 10 años de atención en el Issste y nos dimos cuenta que antes de llegar aquí, los pacientes consultaron  un promedio de 4 médicos. Es por esta razón que en el ISSSTE lanzamos campañas de capacitación para los médicos de primer y segundo nivel, para que aprendan a detectar cualquier sospecha y envíen a los niños con los especialistas”, dijo Arreguín González.