Nivel de conocimiento sobre la autoexploración mamaria en mujeres mexicanas

37

Octubre es el mes de la concienciación sobre el cáncer de mama en el mundo. En México resulta un tema importante debido a la gran incidencia de casos. La Secretaria de Salud de México cada año invierte tiempo y dinero en campañas de información y diagnóstico. No solo para ayudar a las mujeres que han confirmado la enfermedad, también para estimular la autoexploración. 

No cabe dudas que el método de detección precoz del cáncer de mama puede salvar vidas. El autoexamen de los senos es una técnica sencilla, que deben utilizar las mujeres para familiarizarse con sus senos. Sin embargo, no se debe confiar sólo en él y no debe reemplazar la detección temprana mediante técnicas de imagen como la mamografía.

¿Qué tanto saben las mexicanas sobre autoexploración mamaria?

Todas las mujeres sanas deben cuidar sus senos. No obstante, muchas mexicanas aún no asumen esa conducta como una necesidad. Según estudio que realizó el Instituto Mexicano del Seguro Social a 89 mujeres se determinó que una gran cantidad tenía el conocimiento de que la autoexploración, pero no conocían la técnica correcta.

Otro resultado impactante que dejó el estudio, fue que el nivel de escolaridad no influía en la desinformación. Pues, entre la población evaluada, había mujeres de todos los estratos sociales, escolarizadas o no y con edades diferentes.

La información que se suministra actualmente en los centros de salud y en las campañas en pro de la autoexploración es clara. En primer lugar, se divulga que las mujeres pueden estar asintomáticas pero igualmente padecer. También se deja un mensaje a la población de qué tipo de evaluaciones se debe hacer a cierta edad. Por ejemplo:

A partir de los 20 años:

  • Autoexamen mensual.
  • Control ginecológico cada dos años.

A partir de los 40 años:

  • Autoexamen mensual.
  • Examen médico anual.
  • Mamografía cada uno o dos años.

Otro mensaje que se da es el nivel de alto riesgo que tienen aquellas mujeres que tienen un familiar de primer grado con antecedentes de cáncer de mama o de ovario cuando son jóvenes, o aquellos que tienen factores de riesgo personales de cáncer de mama.

En estos casos la detección debe comenzar a los 25 años o 10 años antes que la edad del familiar afectado cuando se le diagnosticó. Y por último se refuerza que el autoexamen de mama junto con la mamografía son fundamentales para aumentar la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama.

Objetivos claros para alcanzar en la población de mujeres mexicanas

Es de vital importancia que las mexicanas comprendan que el examen de los senos se realiza idealmente después de su período, ya que antes de un período, los senos sufren cambios que incluyen inflamación y retención de líquidos secundarios a la acción de los estrógenos.

Esto hace que sea difícil distinguir los lóbulos mamarios de los verdaderos nódulos. Por lo tanto, el examen de los senos debe realizarse una vez al mes, después de su período. Al principio puede parecer un poco difícil, pero si se familiariza con sus senos, aprenderá a distinguir los cambios normales de los anormales.