Dentro de las opciones de inmunización que existen para enfrentar la actual pandemia la vacuna desarrollada por AstraZeneca es la que ha presentado más problemas. Desde la fase de ensayos clínicos se acusó que fue responsable de que dos voluntarios desarrollaran mielitis transversa. Las investigaciones iniciadas señalaron que no hubo una relación directa. Mientras que desde hace unas semanas se ha insinuado una presunta asociación entre el biológico y el desarrollo de trombosis.

La situación ha sido tan delicada a raíz de que han aumentado los casos, principalmente en Europa. En un momento fueron más de 20 los países que suspendieron la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 de AstraZeneca. Fue hasta que intervino la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) que muchos de ellos retomaron sus planes.

Siguen los problemas para la vacuna

Aunque en primera instancia la EMA indicó que no habían elementos suficientes para encontrar una relación directa, también agregó que iniciaría una investigación más a fondo. Finalmente el día de hoy ha dado un veredicto y por primera ocasión reconoce que sí hay un posible vínculo con casos muy raros de coágulos inusuales con plaquetas bajas en sangre.

De acuerdo con lo publicado por CNN, el informe indica que se han presentado 18 muertes en su revisión de 62 casos de Trombosis de Senos Venosos Cerebrales (CVST) y 24 casos de Trombosis de la Vena Esplácnica. La mayoría de estos casos se registraron en los sistemas de notificación del Espacio Económico Europeo y el Reino Unido. En total se indica que más de 25 millones de personas han recibido la vacuna.

Con lo anterior la agencia reguladora agrega que a partir de ahora las trombosis deben ser consideradas como efectos secundarios raros de la vacuna de AstraZeneca.

Beneficios son mayores que los riesgos

Pese a todo lo mencionado hace hincapié en que la probabilidad de que esto ocurra es mínima. Por lo tanto, al hacer un balance entre las beneficios y posibles consecuencias los puntos a favor son mayoritarios.

Ahora bien, aunque algunos países han retomado la aplicación de la vacuna de AstraZeneca ahora han adoptado algunas restricciones. Un caso puntual es el de Alemania que mantiene la suspensión en menores de 60 años.

Finalmente, la EMA señaló que los profesionales de la salud encargados de la inmunización deben poner atención en las personas que sean inoculadas. En caso de cualquier anormalidad es necesario ofrecer atención inmediata. Mientras que de acuerdo con las personas afectadas, este tipo de reacciones se pueden presentar desde algunas horas posteriores a la inyección y hasta dos semanas después.