Desde que el día de ayer se dio a conocer la suspensión del ensayo clínico de la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford se han generado múltiples cuestionamientos. El principal es la falta de transparencia con respecto al motivo que provocó esta decisión. Lo único que se ha revelado hasta el momento es que una persona presentó un efecto adverso grave, sin ofrecer mayor detalle.

La noticia tiene un fuerte impacto en especial para México debido a que previamente se había firmado un convenio junto al gobierno de Argentina y la Fundación Carlos Slim. Se contempla la producción de dosis para toda América Latina e inclusive se había previsto como fecha de aplicación el primer trimestre de 2021. Pero ahora eso podría no ocurrir o al menos no en los tiempos que se habían anunciado.

Al respecto, el subsecretario de Salud, Dr. Hugo López-Gatell, señaló que no se deben generar hipótesis ni conclusiones adelantadas. Agregó que es necesario ser prudentes y esperar la versión oficial del laboratorio a cargo de la vacuna.

Efectos adversos son comunes

De igual forma, afirmó que es muy común que los ensayos clínicos para probar la efectividad de posibles vacunas se suspendan una o varias ocasiones. Ha ocurrido en ocasiones anteriores y puede repetirse con los proyectos de otras farmacéuticas.

En ese sentido, el funcionario reiteró la importancia que tienen los protocolos internacionales y respetar los tiempos para la realización de ensayos clínicos. Aunque todos desean contar con una vacuna lo más pronto posible, siempre debe prevalecer la seguridad y eficacia para evitar cualquier tipo de efecto secundario mayor.

“La falla debe ser vista como algo positivo”

Por otra parte, María Neira, directora de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hizo una declaración similar. Para ella, el que se haya presentado un inconveniente en la etapa de ensayo clínico debe ser visto como algo positivo. Su fundamento es que significa que la compañía sigue de manera estricta todos los pasos para concretar una vacuna.

También mencionó que precisamente la función de los ensayos clínicos es analizar si una vacuna funciona o si genera adversidades. Por eso es que no significa que todo esté perdido sino que se trata de una situación cotidiana en proyectos de este tipo.

A su vez, AstraZeneca sólo se ha limitado a mencionar que procederá a revisar todos los datos obtenidos hasta el momento sobre los resultados. Recalcó que se trabaja para continuar con el ensayo clínico aunque siempre será una prioridad la seguridad de los voluntarios.