La violencia es un problema que ha estado presente en México por décadas. Aunque una de las promesas de todos los gobernantes es acabar con esta situación ninguno lo ha conseguido. De hecho ahora se viven niveles cada vez más altos y alarmantes. Es un aspecto que afecta a todas las personas por igual porque no distingue profesiones ni estratos sociales. Precisamente dentro de las víctimas más recientes se encuentran una enfermera y un odontólogo en Guerrero.

Más ataques contra profesionales de la salud

En este caso se trata de Valeria López Nava (28 años) y Emmanuel Vázquez Manzano (30 años), quienes trabajaban en un Centro de Salud de Tixtla. Fue el pasado 19 de julio cuando se tuvo el último contacto con ambos. Lo que indican sus compañeros es que al salir de su área laboral se perdió contacto y ninguno llegó a su respectiva casa.

Por lo anterior los familiares de inmediato acudieron con las autoridades por la desaparición de los trabajadores de la salud. Desde entonces empezó una intensa búsqueda que por desgracia tuvo un desenlace fatal.

Con base en la Fiscalía de Guerrero fueron hallados dos cadáveres en el paraje de la presa El Molino, en el municipio de Tixtla. Ambos cuerpos presentaban impactos por escopeta que habrían sido la causa del fallecimiento. Como parte del procedimiento se solicitó el apoyo de los familiares, quienes confirmaron que se trata de la enfermera y el odontólogo desaparecidos.

Con esto se agrega una agresión mortal más contra profesionales de la salud en nuestro país. Por desgracia es una situación que no ha podido ser controlada y está presente en todo el territorio nacional.

Al agregar estos dos nuevos asesinatos ya suman ocho realizados con arma de fuego contra personal médico en el país durante este 2021. Mientras que lo más preocupante es que en la mayoría de los casos no ha existido una detención de presuntos responsables. Por lo tanto se mantienen como crímenes impunes en los que se desconocen los motivos que provocaron los ataques.

Guerrero, un peligroso estado para ejercer la Medicina

Ante los hechos los trabajadores de la salud de Guerrero han manifestado su indignación y preocupación por lo que pueda suceder. Ahora se trató de una enfermera y un odontólogo pero en realidad le pudo ocurrir a cualquier profesional de la salud.

Por otra parte, Guerrero se ha convertido en uno de los estados más peligrosos para los encargados de atender a pacientes. En 2018 el Colegio Médico de México dio a conocer que de las 15 mil personas que ejercen la Medicina en la entidad un total de siete mil habían sido agredidas al momento de realizar su trabajo. Con esto se observa que prácticamente la mitad han sufrido de violencia.

Pese a lo anterior, en días pasados el presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó su intensión de trasladar la sede nacional de la Secretaría de Salud (SSa) a esa entidad. Inclusive ya se cuenta con un edificio elegido en Acapulco que alojará las nuevas instalaciones. Mientras tanto, la violencia contra personal médico se mantiene sin ofrecer una solución real.