La máxima prioridad en estos momentos es encontrar una solución contra la Covid-19; sin embargo, no significa que se deban olvidar aspectos de higiene básica. De momento, lo mejor que se puede hacer es mantener el uso permanente de cubrebocas, el lavado constante de manos, evitar las reuniones multitudinarias y mantener ventilados los espacios cerrados. Son acciones estrictas que deben permanecer mientras llega una vacuna contra esta nueva enfermedad.

Ahora bien, alrededor del mundo existen farmacéuticas que mantienen un trabajo constante para conseguir la primera vacuna contra esta cepa de coronavirus. La solución cada vez luce más cercana pero primero se debe seguir un estricto protocolo para evitar cualquier tipo de riesgo.

En el pasado ya se han reportado algunos incidentes de diversas magnitudes. Dentro del ensayo fase 3 de AstraZeneca se dio a conocer que dos voluntarios ingleses desarrollaron mielitis transversa. A la fecha no se ha podido comprobar que exista una asociación directa entre la inoculación y la enfermedad pero sí es un incidente que le resta credibilidad.

Por su parte, un participante brasileño en la prueba final de la vacuna de Johnson & Johnson desarrolló una enfermedad inexplicable que todavía no se ha dado a conocer. Se mantiene la investigación acerca de la causa del hecho pero es otra adversidad que debe ser tomada en cuenta.

Pero ahora se dio a conocer otro percance de cara a encontrar una solución contra la Covid-19. En este caso se trata del proyecto CoronaVac, desarrollada por la empresa china Sinovac Biotech. Hasta el momento lo único que se ha dado a conocer es que un voluntario en Brasil desarrolló un incidente adverso grave, aunque no se ha explicado la razón con claridad.

Derivado de lo anterior, el agente regulador sanitario del país sudamericano, Anvisa, suspendió de inmediato el ensayo que se lleva a cabo. Al mismo tiempo, ha comenzado una investigación a fondo para identificar lo que realmente sucedió y si existe una relación directa con la vacuna.

Por su parte, el mandatario brasileño Jair Bolsonaro celebró la decisión al afirmar que la integridad de la población nunca debe ponerse en peligro.

El anuncio ocurre apenas un días después de que los proyectos de Pfizer y la vacuna rusa Sputnik V han adelantado los resultados preliminares de sus pruebas. En ambos casos se afirma que cada una ofrece una efectividad superior al 90 por ciento, por lo que serían viables para poder ser comercializadas y comenzar su aplicación masiva. De cualquier forma, es necesario que concluya la etapa final de ensayos para poder ofrecer un veredicto.