Presta atención a todos los detalles y gánate a tus pacientes

292

Esas grietas en el techo o la fuga de agua en el lavabo del baño pueden convertirse en la comidilla de la gente que visita tus instalaciones. Y es que para un paciente, sobre todo si es nuevo, sus altas expectativas pueden desmoronarse poco a poco al descubrir detalles que no son de su agrado. 

Sí, los pacientes son capaces de observar esos pormenores y fijar su atención en el servicio, en tu personalidad y en la de tu equipo de trabajo.

Ofrece un servicio de 10

Procura atender a la gente como tú quisieras ser atendido:

  • Haz que se sienta contento incluso antes de que ponga un pie en tu consultorio. Qué te parece agregar el servicio de reservación de citas en línea. A la gente le gusta que la consientan y sobre todo, es fan de la comodidad. Si les das la posibilidad de poder reservar su cita médica a través de tu página web, te los echarás al bolsillo.
  • No demores su visita. Si agendan una cita es porque desean verte lo más rápido posible. Trata de recibirlos pronto, procurando no superar los dos días de demora.
  • Adáptate a sus necesidades. La gente por “x” o “y” razón a veces se le complica llegar a tiempo a tu consultorio o sólo tienen el tiempo suficiente para visitarte el fin de semana. Adapta tus horarios para que sean compatibles con los de tus pacientes. Les darás una señal de que para ti, ellos son importantes y que estarás disponible cuando te necesiten.
  • La limpieza ante todo. Dirás que qué fijados son los pacientes, pero así es. Ellos notan todo, hasta cuando el piso o los baños están sucios, o si tu consultorio se encuentra en total desorden. Esos “detallitos” pueden hacer que las personas huyan y no regresen jamás.
  • Sé puntual. Si existe algo que a mucha gente le molesta, es la impuntualidad. Si haces esperar a tus pacientes lo tomarán como una falta de respeto y pensarán que no eres lo suficiente profesional.
  • Cuida tu imagen personal. Ellos desean ser atendidos por un verdadero profesional de la salud, así que no los defraudes y dale importancia a tu imagen personal, ya sabes, un buen corte de cabello, uñas arregladas, ropa planchada, zapatos lustrosos… Y que no se te olvide que tu personal también cumpla con estos requisitos.
  • Ser amable no cuesta nada. Aunque es un aspecto básico, muchos médicos se olvidan de ser amables y de saber escuchar. Platica con ellos sobre cualquier tema para controlar los nervios o el estrés de tus pacientes.