Tú sabes mejor que nadie el largo camino que se requiere para ser médico. No es suficiente con tener la vocación de servicio sino que se necesita enfrentar y superar un largo camino de al menos seis años en la universidad. Y si se quiere una especialidad entonces además es necesario aprobar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) y dedicar todavía más tiempo a la parte formativa. Aunque por desgracia también existen algunas personas que prefieren otras vías fáciles que afectan a todo el gremio.

Atender a pacientes sin ser médico

A lo largo de los últimos años han surgido los médicos apócrifos. Son personas que no estudiaron la carrera o la dejaron inconclusa pero de manera irresponsable afirman que sí son profesionales y además atienden a pacientes. Para hacerlo inclusive consiguen documentos falsos, lo que representa un doble delito.

Aunque el fenómeno no es nuevo, a raíz de la actual pandemia se ha incrementado en nuestro país. Se ha detectado que ante la urgencia de las personas, ahora existen médicos apócrifos que se dedican a ofrecer consultas. La irresponsabilidad aumenta cuando además recetan medicamentos incorrectos o en dosis indebidas con las que ponen en peligro a los pacientes.

Un caso reciente ocurrió en Tamaulipas cuando una familia acudió a un consultorio particular. Las dudas surgieron cuando el supuesto médico a cargo les extendió una receta sin folio. Al investigar el número de cédula que aparecía en el documento se identificó que no coincidía con el nombre de la persona que los había atendido.

Faltan revisiones más rigurosas al momento de contratar médicos

Por su parte, la misma nota del periódico El Mañana acusa que otro aspecto que se debe analizar es cuando los falsos médicos son contratados. El texto señala que falta una revisión más severa en los consultorios anexos a farmacias para no aceptar a personas con estudios inconclusos o que no son médicos profesionales.

Aunque es una mala práctica que prevalece en todos los rubros, donde existen más médicos apócrifos es en Cirugía Plástica. Tan sólo se debe añadir que de acuerdo con la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica, México ocupa el quinto lugar mundial con más charlatanes. Se ubica por debajo de Brasil, Japón, Estados Unidos e Italia.

Por otra parte, una recomendación que se puede hacer cuando existan dudas sobre la veracidad de estudios de un médico es consultar su cédula profesional en internet. Con su nombre completo en el siguiente enlace se puede verificar si realmente es un profesional o no.