Si algo ha marcado para siempre a este 2020 es la pandemia. Los primeros casos confirmados se registraron en China, aunque existen sospechas de que se pudieron producir antes en otras naciones. Sin importar el lugar de origen, el problema se expandió con velocidad hasta llegar al resto del planeta. El conteo más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que van más de 77 millones de infectados y poco más de 1.7 millones de víctimas mortales. Pero lo más temido es que el problema se mantiene activo y fuera de control.

La misteriosa nueva cepa

Pese a que algunas naciones ya han comenzado la aplicación de las vacunas de Pfizer y Moderna que son las únicas autorizadas, también han surgido nuevos inconvenientes. El mayor y más reciente está relacionado con una nueva cepa de coronavirus. A través de un análisis se comprobó que es hasta 70 por ciento más contagiosa, además de que afecta por igual a niños y adultos. Los primeros casos confirmados aparecieron en el sur del Reino Unido pero ya se han identificado más en Italia, Dinamarca, Países Bajos y Australia.

Pero aunque se trata de una variante más infecciosa, no se ha demostrado que sea más mortal o provoque molestias mayores con respecto a otras cepas. Además e ha dejado en claro que no va a afectar en el desarrollo de las vacunas contra la Covid-19 que están en desarrollo.

Sumado a lo anterior, ahora se agrega otro inconveniente que confirma que esta emergencia sanitaria es global. Todo parte de la confirmación de los primeros contagios en la Antártida que hasta el momento era el único continente que se había mantenido a salvo de la pandemia.

Pandemia llega a todos los rincones del mundo

En este caso, se dio a conocer que la base militar que mantiene Chile en la Antártida ha sido el punto en el que ha surgido este brote. Ante las sospechas se aplicó la prueba PCR a todo el personal y se obtuvo que 36 hombres dieron positivo dentro de los poco más de 200 tripulantes.

De manera inmediata todos fueron aislados y hasta el momento se reportan estables y sin complicaciones mayores. En tanto que dentro del resto de la base se han reforzado las medidas sanitarias y de contacto para prevenir posibles nuevos casos.

Por lo pronto, ahora sí se puede afirmar que existen infectados en todos los continentes. La pandemia continúa con su intenso ritmo de transmisión e inclusive este 21 de diciembre se rompió un récord mundial. En un día se confirmaron casi 800 mil nuevos infectados, una cifra nunca antes vista desde el inicio de la emergencia.