¿Para qué sirven los analgésicos sin receta?

58

Los analgésicos sin receta, están diseñados para contrarrestar molestias y dolores, que no sean crónicos. La Administración de medicamentos y alimentos de Estados Unidos, FDA, estudia y regula los componentes de los fármacos y su utilización, autorizando calmantes no opioides y antiinflamatorios no esteroides para el público en general, sin necesidad de consultar al servicio médico. Pero advirtiendo que no se puede abusar de ellos. (FDA, s.f.)

Sobre todo, porque incrementar la dosis de estos medicamentos, aumentar el tiempo de utilización o mezclarlos con otros fármacos, buscando disminuir síntomas severos de alguna enfermedad. Se convierte en una de las principales causas de padecer de insuficiencia hepática e intoxicaciones. Al mismo tiempo que aumenta considerablemente las visitas a las salas de emergencia de los centros de salud.

Dosificar los analgésicos para sanar

La automedicación se ha convertido en un tema cultural. Donde el acetaminofén, el ibuprofeno y el naproxeno, al igual que la aspirina, son de uso común en las familias, por su efecto analgésico, antipirético y antinflamatorio, que contrarresta el dolor, la fiebre y la inflamación. Sin embargo, el abuso de estos fármacos puede estar cubriendo enfermedades graves, que si se detectan a tiempo se pueden curar rápidamente. Por tanto, se deben usar con responsabilidad y moderación.

  • Los analgésicos sin receta, sirven para aliviar dolores musculo-esqueléticos, articulares y de espalda, causados por lesiones leves, posturas inadecuadas o movimientos bruscos. Al mismo tiempo, se recomiendan como coadyuvantes en procesos antiinflamatorios por periodos cortos de tiempo.
  • El dolor de cabeza moderado y las cefaleas tensionales, son tratadas inicialmente con fármacos de venta libre. Sin embargo, existen muchos tipos de dolores de cabeza, por tanto, es necesario observar la intensidad y frecuencia, ya que, esto indica si se debe recurrir con prontitud a la consulta médica.
  • Las molestias dentales, como inflamación, abscesos y gingivitis, al igual que los síntomas de la sinusitis, son tratados con analgésicos sin receta, por periodos no mayor a 10 días. Porque si, la molestia persiste es necesario consultar con el dentista, que indicará un tratamiento de mayor concentración.
  • La irritación de garganta, el malestar general y la fiebre producido por el resfriado común, son muy frecuentes por los cambios de clima. Por lo tanto, los individuos buscan antiinflamatorios y analgésicos, en presentaciones que van desde las capsulas blandas y las pastillas masticables, hasta los jarabes y los aerosoles.
  • La artritis y la osteoartritis, son condiciones que se deben tratar en el ambiente hospitalario. A pesar de ello, existen analgésicos que se pueden encontrar en cualquier farmacia sin prescripción médica, que ayudan con el dolor, hinchazón y rigidez, que provoca estas enfermedades.

Los analgésicos sin receta, son de gran utilidad en diferentes tipos de molestias y dolor. Sin embargo, siempre es importante contar con la opinión médica. Sobre todo, si se están tomando otros medicamentos para paliar alguna enfermedad de base. Porque, la sobredosis de acetaminofén y antiinflamatorios, puede cargar el hígado, evitar la coagulación de la sangre y desatar enfermedades intestinales. Fuera de eso, pueden llegar a producir arritmias y problemas respiratorios, altamente incapacitantes.